El Olimpo y su relato toman el Bellas Artes de Asturias

‘Hércules y el Cancerbero’. Francisco deZurbarán. 1634./MUSEO DEL PRADO
‘Hércules y el Cancerbero’. Francisco deZurbarán. 1634. / MUSEO DEL PRADO

El Prado cuelga sus dioses en el museo regional «conectándonos con las raíces grecorromanas» | Deidades de Roma, mitos de Grecia. Unos pintados, otros esculpidos. Todos están en la nueva exposición de Oviedo

Paché Merayo
PACHÉ MERAYOGijón

El rostro que saluda al entrar no es el de un dios de la mitología, sino de la literatura. Un Homero esculpido ciego y en mármol, que ocho siglos antes de Cristo escribió las epopeyas por cuya puerta entraron Aquiles, Ulises y hasta el caballo de Troya. Ellos, sus retos, amores, batallas, venganzas y metamorfosis legendarias, son los que le siguen en el relato intemporal que desde ayer ha quedado escrito, pintado y tallado en las paredes del Museo de Bellas Artes de Asturias. Un lugar convertido, por obra y gracia de este encuentro con las deidades de Grecia y Roma, en «un pedacito del Prado». Así lo definía el director de la pinacoteca regional, Alfonso Palacio, al inaugurar su presencia en las salas de la primera planta del edificio de la ampliación. Y es que las pinturas, esculturas, medallas y objetos que dan cuerpo y sentido a esa nueva cita vienen todas del principal museo nacional. De ahí su título ‘Arte y Mito. Los dioses del Prado’. Bajo esa denominación, medio centenar de joyas que discurren entre el siglo I a. C. y finales del siglo XVIII d. C. cuya exposición está planteada «con un enfoque trasversal a los mitos clásicos», como advirtió el director adjunto de Conservación e Investigación del Museo del Prado, Andrés Úbeda. Él fue el encargado de subrayar que la muestra, articulada en ocho secciones temáticas en las que se analizan las principales fuentes literarias que narran los mitos grecolatinos, no solo es interesante por lo que aporta al conocimiento con su contemplación y lectura. También porque obliga a un trabajo de restauración de piezas dañadas, logrando un nuevo estudio, que, en algún caso, como en una de las obras mostradas, arroja datos nuevos sobre su autoría.

De izquireda a derecha, Alfonso Palacio, Ignasi Miró, Roberto Sánchez, Vicente Domínguez y Andrés Úbeda de los Cobos, entre los dioses del Olimpo.
De izquireda a derecha, Alfonso Palacio, Ignasi Miró, Roberto Sánchez, Vicente Domínguez y Andrés Úbeda de los Cobos, entre los dioses del Olimpo. / MARIO ROJAS

En el acto de apertura de ‘Los dioses del Prado’, que permanecerá ante la mirada hasta el próximo 17 de junio, participó también el viceconsejero de Cultura, Vicente Domínguez, quien se felicitó por poder hablar «bajo la imagen de Saturno», y destacó la necesidad de reverenciar el legado de los clásicos. Lo mismo hizo el concejal de Oviedo y vicepresidente de la Junta de Gobierno del Bellas Artes de Asturias, Roberto Sánchez Ramos. Y antes que él Ignasi Miró, director de Cultura de la Fundación La Caixa, institución que colabora con El Prado en la organización de la muestra, que coincide en tiempo y lugar con la exposición de la donación de Plácido Arango. Algo que confiere al museo asturiano «una posición privilegiada en el panorama artístico del país», según Palacio.

Pero si alguien destacó en la inauguración de este encuentro histórico artístico, que nos permite «conectarnos con nuestra raíces grecolatinas» –como apuntó Ignasi Miró–, fue su comisario y jefe de Contenidos Didácticos del Área de Educación del Prado, Fernando Pérez Suescun.Con pasión y casi devoción recorrió todos y cada uno de los trazos invitados. Habló de la amplia mirada sobre la mitología clásica y su representación a lo largo de la historia del arte, rememorando leyendas de amor y sexo, viajes al inframundo y al Olimpo, raptos, transformaciones y hasta «las fatales consecuencias de oponerse a los destinos divinos».

A la izquierda, ‘Diana cazadora’. Rubens. Siglo XVII; a la derecha, ‘Ticio’. José de Ribera. Siglo XVII
A la izquierda, ‘Diana cazadora’. Rubens. Siglo XVII; a la derecha, ‘Ticio’. José de Ribera. Siglo XVII / MUSEO DEL PRADO

Desde el gesto imponente de Homero, hasta la guerra de Troya, Pérez Suescun contó, como cuentan los dioses, el relato de la mítica Grecia y la imperial Roma, viajando de unas deidades a otras. De Zeus a Júpiter y de Afrodita a Venus. Utilizando en todo caso las denominaciones de cada cultura. Hércules, Afrodita, Saturno, Apolo, Diana y el Amor –«esa energía que mueve el mundo, pero que también es un dios»– son los protagonistas del viaje. Y en eso les convierten, entre otros, los pinceles de Zurbarán, José de Ribera, Rubens, Michel-Ange Houasse, Francesco Albani, Corrado Giaquinto y Leone Leoni.

Muchas de las piezas son anónimas. Otras salieron del taller de los maestros, pero todas (que emprenden el encuentro tras un curioso árbol genealógico, con Gea y Urano en su base) son extraordinarias. Por su belleza, por su singularidad y por la literatura y la mitología que encierran sus gestos. Quizá por eso ‘Arte y Mito. Los dioses del Prado’, es «para todos», neófitos y especialistas. Y a unos y a otros se dirige el programa paralelo diseñado, con visitas guiadas, cine, talleres infantiles y para familias y una conferencia a cargo del comisario Fernando Pérez Suescun.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos