Pistas asturianas hacia la cabeza de Francisco de Goya

Lucía Peláez, junto al equipo técnico durante el rodaje. A la derecha Samuel Alarcón, director del documental.
Lucía Peláez, junto al equipo técnico durante el rodaje. A la derecha Samuel Alarcón, director del documental. / JOAQUIN PANEDA

'Oscuro y lucientes' se rueda estos días en Gijón e indaga en la relación que el pintor Dionisio Fierros pudo tener con la calavera

ANA SOLÍS GIJÓN.

Hace casi 200 años que el pintor Francisco de Goya ya no es de este mundo. Y hace el mismo tiempo que 'perdió la cabeza'. Un misterio que salió a la luz cuando, sesenta años después de la muerte del pintor zaragozano en Burdeos, se exhumaron sus restos para traerlos a España y su cráneo no estaba. Con el enigma aún sin resolver, el realizador madrileño Samuel Alarcón, tras cuatro años de investigación, ha decidido indagar en el origen de esta curiosa historia y trasladarlo a la gran pantalla con su nuevo trabajo: 'Oscuro y Lucientes', un documental independiente escrito y dirigido por él. El largometraje que, como si de una peli policíaca se tratara, embaucará a los espectadores con los numerosos interrogantes formulados desde hace siglos en torno a la calavera extraviada.

Pero, lo más importante, ¿por qué en Asturias? El motivo lleva el nombre de otro pintor: Dionisio Fierros (Cudillero, 1827-Madrid, 1894). Y es que una teoría es que él fuese el artífice del hurto. Todas las alarmas saltaron tras descubrirse, en 1928, la existencia de una inscripción en la parte trasera de uno de sus cuadros, en el que aparecía una calavera sin mandíbula y donde podía leerse: 'El cráneo de Goya pintado por Fierros en 1849'. Desde entonces, muchos dedos acusatorios apuntan hacia nuestro paisano.

Samuel Alarcón, convencido de que la respuesta al misterio sobre la cabeza de Goya se encuentra oculta en los cuadros de Fierros pues «la calavera de Goya puede que le haya servido de modelo», ha decidido recorrer acompañado de cámaras, micros y focos artificiales cada uno de los lugares donde estuvo el pintor asturiano. «Rodaremos en Gijón, en Oviedo y también en Ribadeo (Lugo), que es donde él y sus descendientes vivieron», comentó. La primera parada la hacían ayer por la mañana cuando en el Museo Casa Natañ de Jovellanos de Gijón, lugar que alberga algunas de sus obras -como 'Bodegón de la langosta'- y donde, durante estos días, se grabarán algunas de las escenas.

El cineasta, autor de otros documentales como 'La ciudad de los signos' o 'La caja de Medea', está muy satisfecho con cómo avanza su nuevo proyecto, producido por Tourmalet Films. También está bastante ilusionado con encontrar en tierras asturianas la solución al enigma que desde hace tanto tiempo muchos otros han estado buscando sin cesar. «Esperamos que la película vea la luz el próximo año», añadió. Tras finalizar el trabajo en Asturias se trasladarán a Burdeos, donde completarán el resto del rodaje.

Fotos

Vídeos