Los trabajos y los días de Picasso ante el 'Guernica'

Dos de las visitantes al museo gijonés, ante los estudios de Picasso./
Dos de las visitantes al museo gijonés, ante los estudios de Picasso.

El Museo Evaristo Valle expone desde ayer los 42 estudios en papel realizados por el genio malagueño para su obra más emblemática

PABLO A. MARÍN ESTRADA GIJÓN.

Pocas obras de arte contemporáneo han alcanzado la dimensión icónica del 'Guernica' de Picasso. La pasada primavera se cumplieron ochenta años de su composición por el genio malagueño y el gijonés Museo Evaristo Valle muestra desde ayer en sus salas la exposición 'Los 42 estudios sobre el papel para el Guernica' que el artista realizó entre mayo y junio de 1937 durante el proceso de creación de la obra. Se trata de la edición facsimilar íntegra publicada en 1990 por la Editorial Casariego y se exhibe por primera vez en un museo asturiano.

Una visita guiada inauguró la muestra, introduciendo a los visitantes en el universo creador del taller de Pablo Ruiz Picasso desde que realizó los bocetos iniciales hasta los estudios que culminarían en la obra definitiva. Un auténtico viaje por la cocina del autor del 'Guernica' en el que se recordaron las circunstancias históricas en las que se pintó su obra más emblemática y el complejo camino de su ejecución manifestado en estos trabajos preliminares.

Tal como se relató en esa visita guiada, el pintor recibiría en enero de 1937 un encargo del Gobierno de Azaña para realizar una obra de gran formato destinada al pabellón español en la Exposición Universal de París y que sirviese para atraer el interés de la opinión pública mundial hacia la causa republicana en plena Guerra Civil.

Picasso empezó a trabajar casi de inmediato, aunque esos primeros tanteos no acababan de convencerle: fruto de ellos serían los aguafuertes de la serie titulada 'Sueño y mentira de Franco' (expuestos posteriormente junto al 'Guernica' en el pabellón parisino). El bombardeo sobre la población civil de la villa de Guernica a finales de abril por la aviación nazi causó una honda conmoción en el artista y pocos días después, el 1 de mayo, emprende los estudios que ahora se pueden ver en la Quinta Valle.

El horror de la guerra

Los bocetos expuestos ayudan a seguir todo el proceso de composición del 'Guernica' y, a la vez, ofrecen diversas claves para la interpretación de la obra (la única en la que reconoció su autor una intención simbólica), especialmente a través de las figuras y motivos aquí bosquejados en diferentes formas, antes de resolver cuáles y cómo aparecerían en el lienzo definitivo. El toro y el caballo, la madre doliente con su niño muerto o el soldado caído con una lanza rota en la mano aparecen en estos estudios como una muestra de la obsesión que impulsaba al artista para expresar todo el horror de la guerra -las guerras- y sus víctimas. «El arte es una mentira que nos acerca a la verdad», dijo Picasso. En su 'Guernica', la luz de la verdad está representada por la mujer con el quinqué que alumbra la oscuridad de la escena. La exposición abierta en el Evaristo Valle arroja mucha de esa luz sobre la verdad plasmada en su cuadro más impactante.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos