El universo de Marina Núñez se instala en el Museo Barjola

La instalación de Núñez en el gijonés Museo Barjola.
La instalación de Núñez en el gijonés Museo Barjola. / JORGE PETEIRO

ANA SOLÍS GIJÓN.

Entender el inmenso universo que nos rodea siempre ha sido la tarea pendiente de los seres humanos. A través de la espiritualidad o de la ciencia, se ha tratado de buscar respuesta a todos los grandes interrogantes de la vida. Dos ámbitos muy diferentes, pero, a la vez, estrechamente ligados que ahora vuelven a encontrarse gracias a Marina Núñez. La artista palentina expone en el Museo Barjola de Gijón su último trabajo, «hecho a medida» para la antigua capilla de la pinacoteca. «Lo que he hecho ha sido duplicar las hornacinas de piedra que hay en los laterales y he creado una tercera en la pared que quedaba libre con puntos de luz», explicaba Núñez.

En el espacio, totalmente a oscuras, se proyecta una sucesión de imágenes dibujadas con puntos de luz, donde, a través de la distorsión, los iconos religiosos dan paso a los elementos físicos, del medio ambiente. De esta manera tan envolvente se invita a los espectadores a pensar sobre el cosmos y transitar por su propia imaginación. «Me apetecía reflexionar sobre esta transición. Yo hago obras muy de ciencia ficción, mi iconografía va un poco en esa línea, y esa galaxia que vemos es parte de mi universo». Importante también es la presencia del sonido en la obra. A cargo de Luis de la Torre, es un elemento imprescindible para envolver a los espectadores en este viaje extrasensorial. «Es un rock progresivo que acompaña y, a la vez, tiene un punto 'sacro'. Desde luego, te envuelve y potencia la experiencia». Para no perdérsela hasta el 3 de diciembre.

Fotos

Vídeos