El PSOE de Oviedo: «Quienes abuchean el asturiano no representan a la sociedad abierta y plural de Asturias»

El concejal del PSOE Diego Valiño.
El concejal del PSOE Diego Valiño.

El Ayuntamiento defiende el uso de la llingua en la grabación que se escucha en la ópera antes de la función y que provocó los pateos de parte del público

D. LUMBRERAS / J. C. ABAD OVIEDO.

La tormenta que azotó el escenario del Teatro Campoamor durante el estreno de 'Pelléas et Mélisande' -la única ópera de Debussy, que por vez primera se representaba en el coliseo ovetense- no fue nada en comparación con la que se desató en el patio de butacas poco antes de que se alzase el telón, cuando, por la megafonía del teatro ovetense, sonó la alocución en la que se da la bienvenida al respetable en tres idiomas, además de advertirles de que la función va a comenzar y de la prohibición de hacer fotos y vídeos. Una grabación que, hasta hace bien poco, únicamente utilizaba el castellano y el inglés, pero a la que en diciembre se incorporó el asturiano por decisión del equipo de Gobierno municipal.

No era, por tanto, este domingo, la primera vez que se escuchaba en el Campoamor, pero sí la primera que se ponía antes de una ópera. Un estreno trilingüe que, en medio de un encendido debate sobre la oficialidad, fue saludado por parte del público con silbidos y un sonoro pateo que, segundos después, fue contestado desde las gradas superiores del teatro con aplausos. Y, de nuevo, estos respondidos con más abucheos que impidieron, incluso, escuchar la parte en inglés. Una batalla sonora en toda regla que desconcertó a los responsables de la Fundación Ópera de Oviedo.

Fuentes de la entidad aclararon ayer que se trata «de un anuncio del Ayuntamiento» y que el enfrentamiento vivido en el teatro «fue una expresión del debate que hay en la calle sobre la cooficialidad. No es nuestro papel opinar. Nos parece bien el mensaje que el Ayuntamiento quiera poner y el público está en su derecho de expresarse».

Y, ya con la pelota en el tejado del Consistorio, fue al concejal ovetense de Cultura, Roberto Sánchez Ramos 'Rivi', al que le tocó defender la decisión municipal: «Lo único que hicimos fue poner un mecanismo en marcha que ya funcionaba en otros sitios como el Filarmónica y nunca nadie ha protestado. Lo que hicimos en el Campoamor fue añadir a las alocuciones en inglés y castellano una en asturiano perfectamente entendible. Era una asignatura pendiente de Oviedo con su teatro y, al mismo tiempo, una manera de preservar aquello que nos dicen el Estatuto, la Ley de Promoción y Uso y la Constitución».

Mucho más contundente aún se mostró el concejal del PSOE Diego Valiño, presente en el Campoamor: «Oí las pateadas, gritos y silbidos. No oí los aplausos. Estas personas no representan a la sociedad abierta y plural de Asturias. Me parece una falta de respeto tremenda protestar a la lengua asturiana y el hecho de que ocurriera en el lugar emblemático de la cultura de Asturias es lamentable y totalmente condenable». Eso sí, precisó: «En todos los sitios hay maleducados. Seguro que la mayoría de los aficionados a la ópera no son así».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos