Bautismo sobre el papel

Marisa Galán, con varias de las niñas que asistieron al taller. /  FOTOS: PALOMA UCHA
Marisa Galán, con varias de las niñas que asistieron al taller. / FOTOS: PALOMA UCHA

La Fundación Alvargonzález inicia un nuevo ciclo de talleres artísticos infantiles dentro de la Semana de Arte Contemporáneo AlNorte 2017

P. A. MARÍN ESTRADA GIJÓN.

La sala de exposiciones de la Fundación Álvargonzález abrió ayer sus puertas para invitar a un grupo de niños y niñas de entre seis y diez años a descubrir al artista que llevaban dentro. Es la cuarta edición de unos talleres que buscan despertar, a la vez que estimular, las capacidades creativas de los más pequeños y que tendrán lugar un sábado al mes durante las mañanas, desde octubre a junio. El de ayer se incluyó además en la programación de la Semana de Arte Contemporáneo AlNorte 2017, que nació hace ya 16 años de la mano de EL COMERCIO.

Marisa Galán, profesora de artes plásticas y diseño, será la encargada de impartir esta actividad pensada para que los pequeños «adquieran conocimientos básicos en algunas técnicas artísticas partiendo de sus propias ideas, es decir, contando sus propias historias», explicaba la responsable del taller, momentos antes del inicio del mismo. «Mi función en él es la de orientar y ayudar a los chicos a realizar sus trabajos», confirmaba.

Ocho incipientes artistas -seis niñas y dos niños- acudieron a la primera sesión en el local de la Fundación, en la calle de Oscar Olavarría, en Cimavilla. Entre ellos había quien repetía, como Sophie Llaneza, de nueve años. «Me gusta mucho pintar y aquí me lo paso bien con mis amigos», decía, ante la mirada cómplice de su padre, Juan José. «Ya lo conocemos de años anteriores y la verdad es que está muy bien enfocado, se aprovecha el tiempo», explicaba. A su lado, un debutante, Alejandro, de seis años, comenzaba a encontrar su sitio entre los otros alumnos, mientras su madre, Patricia Vázquez, relataba que fueron las redes sociales las que les pusieron sobre la pista del taller. «Vivimos en Viesques pero mi familia es de Cimavilla, me pareció estupendo para él y aquí estamos», manifestaba. También nueva en la actividad era Lara, estimulada por su madre, Susana Fuertes, a desarrollar su creatividad artística. «Yo estudié pintura mural en Madrid y ella parece que tiene inquietudes en el mismo sentido, si le gusta, repetiremos», contaba ante el gesto aprobador de la pequeña.

Luego los padres se fueron y el grupo de jóvenes artistas se quedó a sus anchas sobre los folios donde iban a volcar sus primeros bocetos para posteriormente volcarlos en un librito ilustrado por ellos con técnicas de collage pop-art. Sería su mejor regalo al terminar el taller.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos