«El Bellas Artes necesita ampliar el personal, más que una urgencia es una emergencia»

Alfonso Palacio posa con un Anglada Camarasa al fondo en el edificio de la ampliación del Bellas Artes. /  ALEX PIÑA
Alfonso Palacio posa con un Anglada Camarasa al fondo en el edificio de la ampliación del Bellas Artes. / ALEX PIÑA

«La donación de Plácido Arango es un acontecimiento histórico para toda la sociedad asturiana, que al final es la que se va a enriquecer» Alfonso Palacio Director del Museo de Bellas Artes de Asturias

M.F. ANTUÑA OVIEDO.

Cuatro años y medio hace que Alfonso Palacio (Gijón, 1975) asumió la dirección del Museo de Bellas Artes de Asturias. Han sido años clave: de cambio, de estreno, de renovación. El 2017 que acaba ha servido para asentar la cifra de visitantes, que se cerrará en torno a los 90.000, y de dar la bienvenida al impresionante regalo del filántropo Plácido Arango. A finales del próximo mes de enero se verán por fin las 33 obras de arte que componen su donación.

-¡Menudo año!

LOS VISITANTES

En 2017. Enero
3.855. Febrero: 4.829. Marzo:5927. Abril: 8.703. Mayo: 6.375. Junio: 7. 444. Julio: 10.300. Agosto: 15.767. Septiembre: 6.312. Octubre: 9.244. Noviembre: 5.705.
Respecto a 2016
En el cómputo del año van unos 84.461 visitantes entre enero y noviembre, por tanto, a falta de los datos del mes de diciembre, el museo lleva unos 584 más que 2016 computando los mismos meses. El año se cerrará en cifras muy similares, en torno a 90.000 visitantes.

-Ha sido un año muy bueno, muy positivo para nosotros, marcado por la donación Plácido Arango, que es un acontecimiento histórico para el museo y para la toda la sociedad asturiana. Es un gesto, una acción que desborda lo meramente patrimonial y se proyecta al nivel filantrópico y social, porque es al final la sociedad asturiana la que se va a enriquecer estética y espiritualmente.

LAS FRASES«La exposición con las 33 obras donadas por Plácido Arango se inaugurará a finales de enero» «En 2018 nos gustaría que se pudiera crear el germen de una asociación de amigos del museo» «Ojalá las exposiciones del próximo año nos permitan llegar a la cifra mágica de los cien mil visitantes» «Cobrar entrada está descartado, pero a futuro habrá que valorar hacerlo en muestras temporales»

-Lo malo es que no se pudieron ver las obras este año.

-Se ha debido a la licitación de un contrato mayor para todo lo relacionado con el traslado y el seguro. La administración marca unos protocolos que hay que cumplir. Han llegado a su fin y han permitido que a finales de enero se puedan exponer.

-¿Se van a exponer las 33 obras?

-Sí, las 33, en el patio del Palacio de Velarde y las dos salas de exposiciones. Alguna de las obras irá a la ampliación.

-Supongo que es imposible calcular el coste de esas obras.

-El coste es incalculable. Que el museo pudiera hacerse con ellas sería misión imposible, para empezar porque son obras de artistas que están fuera del mercado, que en los catálogos de subastas o en las transacciones de particulares no están, y las que están alcanzan un valor elevadísimo. Son obras maestras, de los mejores periodos de los artistas. Y llegan además en un momento en el que el museo no tiene capítulo para compras de obras de arte.

-Porque además Plácido Arango dona lo mejor de su colección.

-Voy más allá, lo que eleva este gesto a una cota altísima es que está donando aquello que la institución necesita sin contraprestación de ningún tipo. Ha sido una donación abierta. Hicimos un trabajo muy continuado, prolongado en el tiempo, el acto de la donación es el resultado de años hablando para que lleguen las obras que mejor podían completar nuestras colecciones.

-¿La donación sigue abierta?

-En principio se ha cerrado con estas 33 obras, de él dependerán decisiones de futuro. Pero es que además ahora Plácido Arango es patrono de honor del museo, forma parte de la institución y en su última donación, la de la obra de José Antolínez, sucedió algo interesante. Cuando el patronato decidió aceptarla, me dijo: «Te lo agradezco Alfonso, ya la tenemos en nuestro museo». También es importante hacer otra reflexión: que él vio en el Museo de Bellas Artes una institución apropiada para recoger su donación.

-Plácido Arango es un grandísimo mecenas, pero no es el único.

-Sí, a lo largo de la historia ha habido una gran cantidad de personas e instituciones que han donado obras de arte al museo o las han depositado. Por ejemplo, Pérez Simón, o Antonio Suárez. El museo ha crecido a través de las adquisiciones pero también a través de donaciones y depósitos. Por ejemplo, en este 2017 ha sido muy importante la donación sobre Aurelio Suárez, que ha hecho que el museo se convierta en epicentro de su memoria artística.

-¿Hace falta una ley de mecenazgo que ayude a que sean más las donaciones?

-Desde luego, todos estamos esperando desde hace años una ley de mecenazgo que favorezca este tipo de gestos.

-Visitantes. ¿Cómo acaba 2017?

-Vamos a cerrar el año en torno a los 90.000 visitantes. Y es una gran noticia. El museo en 2012, 2013 había hecho no muy buenos números, en claro descenso, estaba por 43.000, 45.000, y en 2015 conseguimos con la inauguración de la ampliación llegar 85.000; en 2016, con la inauguración del resto de edificios del museo, logramos rondar los 90.000 visitantes. Pensábamos que no nos sería muy fácil llegar a esos números sin acontecimientos tan importantes como los citados, que supusieron un tirón. Con la inauguración de la ampliación, el museo fue literalmente invadido. Estábamos temerosos de que en 2017 esa presencia disminuyera, pero no solo vamos a superar 2015, sino que nos vamos a aproximar a los números de 2016, esos alrededor de 90.000 visitantes. Una buena noticia que se debe a múltiples factores: esa programación continuada que hemos venido haciendo desde 2013, exposiciones, conferencias, obras invitadas, la parte educativa.

-¿Llegará a los 100.000?

-Ojalá lo que venga en 2018 sea eso. El 15 de marzo inauguramos 'Arte y mito, los dioses en el Museo del Prado', para la que se han seleccionado 50 obras que radiografían el universo de la mitología. Tenemos muchas ganas de acoger esa exposición, que desembarquen obras del Prado de Zurbarán, Ribera, Rubens... Va a ser otro gran acontecimiento junto a la exposición de Plácido Arango, que estará hasta el mes de junio. Ojalá esas dos exposiciones nos permitan llegar a esa cifra mágica de los 100.000. Pero los visitantes es un indicador más, no es el fin.

-¿Es ya el Bellas Artes un reclamo turístico?

-Cada vez tiene más tirón. Estamos recorriendo un camino, es largo, pero ya hemos empezando a andar y estamos obteniendo resultados. Debemos seguir avanzando.

-Escriba la carta a los Reyes.

-Más personal. Más que una urgencia es una emergencia. Este museo es tal la magnitud que va adquiriendo que necesita dos conservadores como mínimo, especializados en estudiar las obras, en comisariar exposiciones; y necesitamos personal de vigilancia en salas. Hemos duplicado el espacio, los metros cuadrados y tenemos el mismo personal de vigilancia. Necesitamos también más presupuesto. Si queremos tener los mejores programas de educación y las mejores exposiciones, lo necesitamos. En 2004, este museo llego a tener 4,2 millones siendo la mitad; en 2017 hemos tenido 1,8 millones, y casi todo se va a los gastos corrientes. Y necesitamos que se haga la fase dos. Hay que tener grandeza de miras, trabajar en red y pensar en el visitante.

-¿Por qué es irrenunciable la fase 2?

-Porque sin ella no podemos hacer operativos los almacenes. La ampliación se hizo por dos razones: exponer más obras de arte, y eso está hecho, pasamos de tener 400 obras a 810; y para dar salida y oxigenar unos depósitos colapsados, que se podrían ubicar en los almacenes de la fase uno. Como esos almacenes no son operativos, estamos pagando un alquiler en un edificio ajeno al museo, que es un gasto añadido. Además, también necesitamos contar con un salón de actos.

-¿Cobrar entrada está completamaente descartado?

-Por el momento, completamente descartado, pero quizá en el futuro habrá que valorar la posibilidad de un museo híbrido: gratuidad de colección permanente y pago de exposiciones temporales. Hacia ese modelo a corto-medio plazo es al que se irán orentando ciertas instituciones y a lo mejor podría ser planteable. Pero de momento gratuidad, que es casi un eslogan con el que tratamos de trabajar: somos uno de los últimos museos gratuitos que hay en España de un nivel tan alto y queremos que el ciudadano se dé cuenta de esa inmensa suerte que tiene.

-¿Algún deseo más?

-Nos gustaría a lo largo de 2018 empezar a poner en marcha una asociación de amigos del Museo de Bellas Artes de Asturias. Ya está rondando esos 90.000 visitantes, ha dado un salto cuantitativo y algo que podía ser hasta ahora una reflexión interna, se empieza a decir y comentar desde fuera.

-Pero una asociación de amigos ha de ser ajena al museo.

-Sí, debe ser exterior, pero lanzando nosotros la idea. Las asociaciones son independientes del patronato pero el germen está en el propio museo que recibe una serie de mensajes. A lo mejor 2018 puede ser el momento ideal para que se pueda ir articulando ese sector civil.

-¿Cómo es la relación con la Universidad?

-Muy buena.

-¿Pero no hay autores asturianos que necesitan una tesis doctoral?

-Desde luego, y nosotros lo apoyamos. Mire, se acaba de inscribir una tesis de Aurelio Suárez, tutelada por una profesora de la Universidad y cotutelada por mí; se está haciendo otra tesis sobre Navascués. También hemos incrementado el número de estudiantes en prácticas, acogemos a siete. Los diálogos son continuos entre museo y Universidad.

-Hispanic Society of America. ¿Surgió algo de la visita de sus responsables a Oviedo?

-Nos gustaría hacer algo, si no es en 2018, sí en 2019. No está concretado aún, se están barajando varias cosas.

-El Prado, la Hispanic, ¿con qué otras instituciones colaboran?

-Estamos trabajando para un proyecto con la Fundación Ortega y Gasset y Gregorio Marañón en torno a la 'Revista de Occidente', que tuvo como secretario al asturiano Fernando Vela. Algo estamos preparando. Y por supuesto, nos gustaría seguir colaborando con la Fundación Cristina Masaveu Peterson.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos