Berger, Simón y Calvo comienzan la carrera por el Oscar

Pablo Berger. /  E. C.
Pablo Berger. / E. C.

En septiembre se sabrá cuál de las tres peliculas aspiraría a la estatuilla en el 90 aniversario de los premios para acabar con una sequía de 13 años

MIGUEL LORENCI MADRID.

'Abracadabra', del realizador vasco Pablo Berger, competirá en el primer tramo de la carrera por el Oscar con 'Verano de 1993', de Carla Simón', y '1898. Los últimos de Filipinas', de Salvador Calvo. Tres películas de muy diferente factura e intención, -una comedia, un relato intimista y un drama épico y bélico-, fueron preseleccionadas ayer por la Academia de Cine para elegir entre ellas a la que podría competir en Hollywood por la estatuilla en la categoría de 'Mejor película de habla no inglesa'. El siete de septiembre se sabrá cuál de las tres será la candidata española a los próximos Oscar.

Berger, Simón y Calvo inician un sueño, una carrera hacia el Oscar con muchos y potentes competidores en la que nuestro cine no triunfa desde hace más de una década. Fue en 2004 cuando Alejandro Amenábar ganó su estatuilla dorada por 'Mar adentro'. Desde entonces ninguna película española se ha colado entre las cinco finalistas que se disputan el Oscar.

«Hipnótica» y «abracadabrante» es la nueva película de Pablo Berger (Bilbao, 1963) según el propio cineasta que ya estuvo en esta carrera con 'Blancanieves' y para quien «es un honor que tus compañeros te elijan».

Maribel Verdú, Antonio de la Torre y José Mota encabezan el reparto de 'Abracadabra', en la que encarnan a una mujer de barrio que trata de liberar a su marido (De la Torre), de una posesión espiritual con la ayuda de su primo, un aficionado al hipnotismo que encarna José Mota.

Premiada

'Verano de 93' se basa en la vida de su realizadora, Carla Simón (Barcelona, 1986), que con seis años perdió a sus padres a causa del sida. Acogida por su tío, se trasladó de la capital catalana a un pueblo del Ampurdán. Fue muy bien recibida por la crítica, que alabó la ópera prima de Simón. Expresó su alegría María Zamora, productora de una película «que transmite mucha verdad y es algo que no ocurre en todas las películas. Lo apreciamos ya en uno de los primeros pases, y esperemos que sepan apreciarlo también en Estados Unidos», desea de Zamora.

Confía en el emotivo encanto de una película intimista y muy aplaudida en el último Festival de Berlín, donde obtuvo el premio a la mejor ópera prima el Gran Premio del Jurado Generación Plus. y llegará a las salas estadounidenses a finales de año.

También es una ópera prima '1898. Los últimos de Filipinas', el salto a la gran pantalla de Salvador Calvo (Madrid, 1970), forjado como realizador en series televisivas como 'El padre de Caín' y 'Los nuestros'. «Estrenamos con el tiempo justo para llegar a los Goya -dónde obtuvo nueve nominaciones- pero ahora más gente ha visto la película», agradecía el cineasta «incrédulo y feliz» por la selección de su película.

La nota dominante de la cinta relata cómo medio centenar de soldados soportaron durante 337 días el asedio de los rebeldes tagalos en una iglesia del remoto pueblo de Baler, en la isla de Luzón.

Fotos

Vídeos