El Comercio

vídeo

Marcos Martínez conversa con el periodista José Luis Argüelles en el debate posterior a la proyección. / MARIETA

'ReMine' pone en pie a los mineros

  • Los ochocientos espectadores tributaron una ovación clamorosa y emotiva durante una proyección que incluyó algún insulto a Villa, que aparece en la cinta

  • El documental de Marcos Martínez Merino se estrenó en un Niemeyer abarrotado

En la gira internacional que el documental de Marcos Martínez Merino (Gijón, 1973), 'ReMine. El último movimiento obrero', ha ido desarrollando por otras geografías y continentes -cosechando notables galardones, el sábado se le notificó el Premio del Festival de Sevilla en la Sección Nuevas Olas- ayer recaló en el Centro Niemeyer, o sea, en la tierra asturiana que inspira el excelente trabajo. Unos ochocientos espectadores, muchos de los cuales también fueron protagonistas de la cinta, asistieron a la proyección, de la cual su director consideró en la presentación previa que «reivindica la lucha por los ideales, que con paciencia se pueden conseguir». Una historia que abordó las movilizaciones mineras del verano de 2012 contra la amenaza del cierre de los pozos, «que no sólo quiere ser un espejo, sino que está hecha con mucho amor y entrega».

Desde los primeros pasajes, se respira en ella una atmósfera realista, mediante un inteligente uso de la cámara y un posterior montaje que articuló diferentes escenarios, de las esforzadas tareas de arranque a las movilizaciones en el monte y las carreteras, de las manifestaciones masivas de los ciudadanos de las Cuencas a la larga marcha que los mineros hicieron hasta Madrid, en cuya llegada ante una inmensa masa ciudadana traslucieron algunas de las emociones más vivas del documental. En esa línea de intensos sentimientos, la salida de los encierros en los pozos de Santiago y el Candín o los funerales tras la tragedia de 'Nicolasa'.

De gran interés asimismo las evocaciones históricas, recopiladas en forma de fotografías de antiguos mineros, de la Revolución del 34, de la guerra civil y del hambre. O el fragmento recogido de la BBC, donde se comentaba una de las huelgas mineras durante el franquismo.

En el apartado de la banda sonora, estructurada en buena medida alrededor de diversas versiones de 'Santa Bárbara bendita', se han de señalar las brillantes voces del Coro Minero de Turón, Nuberu, Xuacu'l de Sama o una fugaz participación en directo de Anabel Santiago.

Para el anecdotario queda una breve aparición del antiguo secretario general del SOMA, José Ángel Fernández Villa, recibida por el público con murmullos y algún improperio, referido a su condición de 'chorizo'.

Al final de la proyección, Marcos Martínez Merino, junto a la productora Marta Fernández Crestelo y el Premio Pulitzer de Fotografía Javier Bauluz, asesor incondicional del realizador, fueron aclamados por la sala puesta en pie.