El Comercio

El naufragio del 'Arriluze', en pantalla grande

Luis de Lezama, en la cadena La Taberna del Alabardero, su primer restaurante.
Luis de Lezama, en la cadena La Taberna del Alabardero, su primer restaurante. / JAVIER OCAÑA
  • La historia del barco que se hundió frente al Cabo Peñas en 1936 será llevada al cine por Iñárritu

  • El autor de la novela sobre la embarcación, el afamado sacerdote Luis de Lezama, presenta mañana su obra en Luanco

«Iba a una gala de premios latinos y acabé firmando un contrato para el cine con Alejandro González Iñárritu». Habla así Luis de Lezama, el afamadísimo cura que fue de Vallecas y que hoy regenta 22 restaurantes y cuatro escuelas de hostelería.

La rúbrica, plasmada en papel en Washington, donde tuvo lugar la velada, que el sacerdote compartía con el ex presidente de México Vicente Fox (Premio Príncipe de Asturias) podría perfectamente cerrar un proyecto sobre su fascinante vida. Pero no. Lo que al oscarizadísimo director de 'Babel' o '21 gramos' le interesa del también periodista y escritor vasco afincado en Madrid es su faceta de novelista. Su tercera obra, la que narra la historia real del barco que en 1936 se hundió contra las rocas del Cabo Peñas y unió a los vecinos de Gozón en el rescate de los supervivientes, es la que Iñárritu convertirá en película.

Editada (Plaza & Janés) en 2015 bajo el título 'El capitán del Arriluze' y convertida en uno de los éxitos editoriales del año (va por su quinta edición), está repleta de «conspiraciones, secretos y misterios enmarcados en pleno estallido de la Guerra Civil española». De todos ellos y especialmente de aquellos que rozaron la geografía asturiana, cuando el barco fue cañoneado y hundido, hablará su autor mañana, en Luanco, en un acto que comenzará a las ocho de la tarde.

El museo marítimo ha organizado esta nueva presentación de la novela después de que un grupo de capitanes mercantes, «enamorados de la historia y del libro», según el propio De Lezama, le rogaran un encuentro asturiano. Dicho y hecho, porque le encanta encontrarse «con personas que tienen cierto gusto por la historia».

Confiesa que en la suya («que, en el fondo habla, sobre el significado de la lealtad») no hay solo datos ciertos: «He novelado el 30% de la historia. El 70% restante es absolutamente cierto». Y, entre la realidad, la que narra cómo los vecinos de San Martín de Podes «ataron sus fajas de campesino, una a otra, para hacer una cadena de tela con la que ir sacando del agua a los supervivientes». También aquella que refleja las conspiraciones que se tejían en cada puerto o la que habla de una misión secreta de nombre 'Yerma' o la que asegura que la mismísima Margarita Xirgu viajaba en el 'Arriluze', «aunque desembarcó en Algeciras y no vivió el naufragio». Pero, entre todas las verdades que acarician el libro, una le toca el alma especialmente. «El capitán del barco y propietario, Poli Barañano, era mi abuelo», cuenta el polifacético sacerdote, hostelero y escritor, que tiene, y así lo narra, la certeza de que aquel viaje que comenzó en Valencia y tenía que haber concluido en Bilbao, aunque se quebró en Asturias, lo hacía su abuelo para conocerle a él recién nacido.

«Fue hecho preso y nunca llegó a verme, pero ahora me encuentro con él al contar esta historia que me ha llevado seis años de investigación», relata Luis de Lezama, que se ha codeado con Papas y dirigentes mundiales y al que el mismísimo Rey Juan Carlos ha comentado «lo bien que está contada la historia de un momento en el que los hechos se enturbiaban con malos recuerdos y medias verdades», pero que no olvida sus orígenes de cura en Vallecas.

Tampoco el tiempo en que fue secretario de Tarancón. Hoy ya no tiene parroquia y su negocio de hostelería, nacido «para dar de comer a los 16 jóvenes» que vivían con él, tiene sede en Washington.

Allí estaba ayer y allí le encontró el laureado director de cine mexicano que ahora llevará esta historia «épica y trágica» a la gran pantalla.