El Comercio

fotogalería

Dani Rovira, Pedro Barbero y José Corbacho, ayer, en el 'photocall' del Teatro Campoamor. Abajo, asistentes al preestreno. / ALEX PIÑA

Preestreno trasversal

  • Dani Rovira presentó en el Campoamor 'El futuro ya no es lo que era' junto al director de la película y a su compañero de reparto José Corbacho

«Yo solo voy a fiestas de gente guapa», decía en uno de sus tantos monólogos el conocido actor y humorista Dani Rovira. Y, como si de uno de ellos se tratase, decenas de personas se congregaron ayer en el entorno del Teatro Campoamor, en pleno cogollo de Oviedo, para ver, en esta ocasión, al monologuista malagueño en el preestreno de su última película, 'El futuro ya no es lo que era', que rodó parcialmente en varias localizaciones de la capital asturiana junto con otra estrella del séptimo arte: Carmen Maura, ausente ayer por motivos de trabajo.

  • Preestreno trasversal

    «Hasta que no acepté la fama, no empecé a disfrutar»

  • FOTOSPreestreno de 'El futuro ya no es lo que era' en el Campoamor (Oviedo)

Los más fans, que ya sabían de antemano cuándo tendría lugar la cita especial con su actor preferido, estaban aguardándolo desde las 19.30 horas en los alrededores del coliseo ovetense para ver, en palabras de algunos, «al gran Dani Rovira». Mientras, otros curiosos se acercaban al lugar atraídos por el rojo pasión de la alfombra que se extendía a la entrada del teatro sin saber a qué.

«Oye, ¿quién viene aquí?», preguntaba una pareja despistada a una de las chicas que se encontraba esperando desde las siete. «¡Es Dani Rovira!», les contestaba ella, exultante.

Otros se resguardaban de la lluvia bajo los toldos de los comercios cercanos, que, al dar las ocho, empezaron a cerrar, por lo que la suerte de no mojarse empezaba a tambalearse, teniendo que abrir los paraguas de mala gana. Y los más atrevidos se colocaron cerca de los elegantes cordones que cercaban la alfombra para no perderse la oportunidad.

Porque el tiempo no quiso acompañar la ocasión y así lo hacía notar un local: «Pa' una vez que hay algo en Oviedo, llueve». Y el ambiente, cada vez más húmedo, era, cuanto menos, variopinto: jóvenes, mayores y niños que se acercaban al lugar para intentar capturar ese «momento mágico» de ver al actor de moda, al más taquillero, con sus 'smartphones'. Y, así, entre flashes, hacía su aparición, a eso de las 20.20 horas, el más aclamado.

Pero el frío y la lluvia no pudieron con la multitud que, entre gritos de «guapo, guapo», recibió al cómico, quien, acompañado por su compañero de reparto, José Corbacho, y por el director de la peli, Pedro Barbero, saludaba a la multitud con su mejor sonrisa. Esa que -sin duda- enamoró en 'Ocho apellidos vascos' a Clara Lago y que ayer volvió a hacer mella en unas cuantas chicas más.

«Es muy simpático. Ya había coincidido con él en otra ocasión, cuando andaba grabando en Asturias», lo piropeaba la joven Claudia Flórez, que estaba acompañada por su madre. No había más que elogios para el protagonista de la película, quien ya lleva a sus espaldas cinco largometrajes.

Y su compañero de reparto José Corbacho tampoco fue menos. Vestido con una americana blanca y con un fantástico sombrero negro, llamó la atención del público cuando lo escoltaron bajo un paraguas hasta la puerta del teatro.

Rovira, que se ha convertido en el actor con más tirón del cine español, como se demostró en el Campoamor, interpreta en esta ocasión a dos personajes muy diferentes: Carlos y Karl-el. El primero es un padre de familia que todavía no ha madurado y el segundo, el adivino de un programa de televisión. Dos identidades que están acompañadas por la Maura, Carolina Bang, Yolanda Ramos, Luisa Martín, Lucía de la Fuente, Saúl Barceló, Javier Collado, María José Goyanes y Juanma López Iturriaga.

Ayer, en Oviedo, también se conjugaron identidades políticas de distintos signos: de Emilio León, Lucía Montejo y Ana Taboada (Podemos) pasando por 'Rivi' (IU), Isidro Fernández Rozada (PP) o Vicente Álvarez Areces y Wenceslao López (PSOE). Gente guapa y trasversal. Y, mañana, el estreno oficial de la peli. Eso sí: pasando antes por taquilla.