El Comercio

Toni Garrido será la cara de la apertura.
Toni Garrido será la cara de la apertura. / E. C.

El FICX recupera los Cines Centro por 70.000 euros y pierde un día

  • El acuerdo garantiza las 1.500 butacas de las cinco salas para un festival que ya no comenzará el día 18, sino el 19, y contará con 400.000 euros menos

  • La factura, 35.000 euros menor que la de 2015, sería de 140.000 con los Yelmo

El Festival Internacional de Cine de Gijón, el FICX, que vive con la espada de Damocles apuntando hacia la próxima edición desde hace meses, se acaba de quitar de encima uno de sus principales problemas, recuperando para la exhibición las cinco salas de los Cines Centro y sus 1.500 butacas. La operación, cerrada ayer, tendrá un coste para las arcas de este año de 70.000 euros, entre alquiler y puesta en marcha. Se trata de una cifra elevada, que, sin embargo, supone 35.000 euros menos que la invertida el año pasado (105.000 euros). Y la mitad de lo que costaría sustituir ese equipamiento por la única alternativa presentada, las salas de los Cines Yelmo, cuyo coste sería de 140.000 euros.

Pero no todo es recuperar. La que será edición 54 del FICX también pierde. Y mucho. Para empezar, casi 400.000 euros del presupuesto, que, si el año pasado se situaba en 1.160.000 euros, este no llegará a los 800.000. Consecuencia de esa merma de recursos, la primera reducción que se advierte es la de una jornada menos de cartel. Ya no comenzará como estaba previsto el día 18 de noviembre, sino el 19, prolongándose hasta el 26. Tampoco contará con programa de mano.

Desaparecerá asimismo el periódico diario. Se mermarán los ciclos y, por tanto, el número de películas, que serán proyectadas en el Teatro Jovellanos, el de la Laboral y en los mencionados Cines Centro, concentrados en la arquitectura que se alza donde antes estaba el mercado de San Agustín.

El Centro de Cultura Antiguo Instituto seguirá siendo un espacio vinculado al certamen, pero no para la exhibición de películas, sino para la organización de conferencias de prensa y actividades paralelas.

Y todas estas pérdidas se suman a otras ya advertidas, como el hecho de que se recorta el presupuesto para los premios, con una bajada que rondará los 20.000 o 25.000 euros respecto al año anterior. El Premio Principado de Asturias al mejor largometraje, por ejemplo, se reduce en 5.000 euros.

Lo que está claro es que, pase lo que pase, el FICX sigue adelante, aunque perdiendo varios puntos por el camino. Considerado uno de los certámenes de cine más preciados del país -ocupa posición importante tras el de San Sebastián y la Seminci de Valladolid-, con estos recortes y lo que supondrán pudiera bajar varios enteros.

Sin ir más lejos la menor presencia de directores, representando sus películas y dando titulares dentro y fuera de Asturias (a veces también de España), le hace bajar un buen número de escalones respecto a su posición.

De momento, el programa está sin cerrar y su equipo director se enfrenta a la convocatoria más complicada de sacar adelante, a sabiendas, además, de que será la última que guíe, ya que el puesto de director está en el aire.

Hasta ahora, lo único que se conoce del proyecto de este año es el homenaje con retrospectiva al cineasta italiano Matteo Garrone (Roma, 1968), director de 'Gomorra'. Se espera que sea uno de los pilares de la próxima cita, en la que se contará no solo con su filmografía, sino también con su extraordinaria personalidad, ya que Garrone estará en la ciudad para presentar personalmente sus películas. Todas ellas. Desde 'Gomorra' a 'Tale of tales', en la que suma algunas de las historias que el napolitano Giambattista Basile escribió en el siglo XVI, pasando por 'Reality', su desgarrada crítica al 'Gran Hermano' televisivo y el resto de sus títulos.

Considerado uno de los autores italianos más destacados del momento, ha conseguido diversos e importantes galardones internacionales, entre ellos los dos grandes premios del jurado del Festival de Cannes, donde es ya un viejo conocido. Ambos los logró de manera consecutiva, precisamente para sus películas 'Gomorra' (2008) y 'Reality' (2012).