El Comercio

Eduard Fernández es el mejor actor de un San Sebastián rendido al cine oriental

'Yo no soy Madame Bovary' y su encuadre circular.
'Yo no soy Madame Bovary' y su encuadre circular. / E. C.
  • La china 'Yo no soy Madame Bovary' obtiene la Concha de Oro y su protagonista, Fan Bingbing, el premio a la mejor actriz

La mayor estrella que pisó San Sebastián en su 64 edición no se ha ido a casa de vacío. Desconocida en Europa pero una diosa en Oriente, Fan Bingbing es la mejor actriz del festival de cine según el jurado, que ha aupado su película, 'Yo no soy Madame Bovary', a lo más alto del palmarés con la Concha de Oro. Feng Xiaogang dirige esta fábula de humor esquinado, que narra la odisea burocrática de una mujer que reclama a las autoridades que anulen su divorcio porque es falso: fue una treta urdida con su marido para conseguir un piso, lo que el hombre aprovechó para irse con otra.

'Yo no soy Madame Bovary' dejó fría a la crítica, que no entendió la decisión del realizador de rodar buena parte de su metraje con un encuadre circular, como si fuera una imagen en un medallón. Menos aún el momento en el que la protagonista es violada, pero al día siguiente confiesa a su asaltante que ha sido «maravilloso». Fan Bingbing, icono de estilo y la única actriz no estadounidense en la lista 'Forbes' de la mejor pagadas del mundo, confesó que con esta cinta (sin distribución en España) quería cambiar de registro y humanizar sus papeles.

Mientras, Eduard Fernández contaba en San Sebastián que no le extrañaría recibir algún día en su teléfono una llamada de Francisco Paesa. El mismo día que llegó al festival a presentar 'El hombre de las mil caras' descubrió que el espía, gigoló y timador internacional estaba vivo en la portada de la revista 'Vanity Fair'. Ayer, su móvil sonó por una noticia que le hizo mucho más feliz: era el mejor actor del festival por su deslumbrante composición del agente de los servicios secretos españoles más célebre de todos los tiempos.