El Comercio

Pablo Hernando asegura que la falta de Gobierno paralizó también el cine español

Las dos elecciones, la incertidumbre sobre una tercera y el tiempo que se quedó por el camino con un Gobierno en funciones ocupando la Moncloa también afectó al cine. Como todos los sectores se vio «paralizado». Así lo advirtió ayer el joven director Pablo Hernando, al que el FICX dedica un ciclo homenaje. Aunque ese no fue su caso, porque él, como todos los miembros de una nueva generación que hace cine 'low cost', no recibe ayudas públicas y trabaja sin apenas recursos. Lo que significa que «acabamos haciendo cine por encima de todo». Sin embargo, es cierto que «quienes ya tenían proyectos emprendidos, largometrajes ya en desarrollo, con una seguridad de financiación pública, se vieron afectados».

Hernando representa, junto a cineastas como Juan Cavestany y Julián Génisson, con los que trabajó a seis manos en 'Esa sensación', se están convirtiendo en el baluarte de un nueva mirada. «No tenemos un documento firmado. No somos el Dogma danés, ni tenemos unas características comunes, pero sí compartimos fascinación por las mismas cosas y tenemos el mismo sentido del humor. Ahora, en el momento de hacer una película, nuestros lenguajes son diferentes».

En lo que sí también se parecen es el hacer virtud de la escasez y libertad de «no tener que rendir cuentas a nadie».