El Comercio

«El cine no es una fábrica de sueños sino de ideologías»

  • Encargado de abrir el calendario del año en la Fundación Gustavo Bueno, disertó sobre las conexiones entre las películas y las ideas

  • Rafael Vázquez Suárez Filósofo

Rafael Vázquez Suárez, discípulo aventajado de Gustavo Bueno, fue ayer el encargado de abrir el calendario en la fundación que rinde tributo y memoria al pensador fallecido el pasado verano y lo hizo recurriendo a las conexiones, no siempre evidentes, entre el cine y la filosofía. Según este investigador del pensamiento, hay que «desmontar la idea de que el cine es una fábrica de sueños, porque, a veces, lo que es es una fábrica de ideologías». Y, para sostener su afirmación, recurre a títulos cargados de historia como 'El perro andaluz', en la que unieron talento Buñuel y Dalí. Para él, su secuencia más famosa, aquella en la que una cuchilla atraviesa literalmente un ojo, antes de que una nube cruce el centro de la Luna, está cargada de significados. «Son marcas que no podemos ver en un principio, pero están ahí y debemos pensar que pueden ser explicadas desde la filosofía».

Quiere decir Vázquez Suárez que todo lleva un poso, una herencia. «La creatividad no surge de la nada como piensan muchos. Se nutre de metáforas ya instaladas en la mente», asegura. «No hay arbitrariedad en esa asociación entre la Luna y el ojo». Lo que ve el pensador asturiano es nematología, «doctrinas que se caracterizan por organizar las nebulosas ideológicas».

El cine tiene un carácter muy simbólico, «pero es la mirada del espectador la que puede captar o no esos símbolos, entenderlos de una manera o de otra». Dicho lo cual, el discípulo de Bueno habló en la Escuela de Filosofía de Oviedo de la manipulación a toda pantalla, asegurando, por otro lado, que esa voluntad «no tiene por qué ser siempre consciente», ni siquiera ser siempre recibida por el espectador.

Lo que está claro es que el cine está lleno de significados «que dependerán, en parte, del juego de fuerzas y el tipo de figura dialéctica que presenta». Y ahí entra la clasificación que hace de las películas por responder a una «metábasis, una catábasis, anábasis o anástasis», utilizando la distinción que hacía Bueno.

En la metábasis incluye el conferenciante 'El resplandor' y 'Matrix', por poner dos ejemplos notables, en los que «se da una tensión entre las fuerzas con una divergencia que acaba con un salto cualitativo, cuando los personajes, ya definitivamente separados por los acontecimientos, rompen totalmente». En el caso de 'El resplandor, cuando el padre quiere matar a su mujer y a su hijo, preso de la locura y, en el de 'Matrix', cuando Neo muere. En las antípodas de ambos títulos situó 'Pretty woman' como modelo de catábasis, donde la tensión es inicial, los personajes pertenecen a dos mundos distantes y «lo que se da es una convergencia antes del salto cualitativo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate