El Comercio

El Festival de Málaga estrena 'La niebla y la doncella'

El mismo escenario que hace más de una década exhibió la adaptación de 'El alquimista impaciente' fue ayer el decorado de la presentación de la nueva versión de una de las novelas de la saga policiaca de Lorenzo Silva, 'La niebla y la doncella'. La sección oficial a concurso del Festival de Málaga acogió el estreno de este 'thriller', debut en la dirección de Andrés Koppel, que filma con corrección esta entretenida historia sobre la muerte de un joven en la isla de La Gomera. Un caso sin aclarar que tres años después tiene que ser resuelto por la pareja formada por los guardias civiles Bevilacqua y Chamorro.

La atmósfera insular y esa niebla del título tan presente transmiten -además de ganas de irse un tiempo a descansar- esa densa capa de misterio que no deja ver la verdad a los investigadores.

La trama tiende a veces a la confusión, pero te mantiene atrapado a la búsqueda del culpable, y mientras se ve a unos personajes que también bucean en sus propios males y debilidades. Por cierto, Quim Gutiérrez sale bien parado en esa difícil misión de crear a su propio Bevilacqua. Resulta creíble, humano y convincente.

Si el sábado se vio a Leonardo Sbaraglia en 'Nieve negra', ayer tocó conocerlo como villano. Y qué bien está de antigalán con ese sarro en los dientes y esa mueca de mala leche en 'El otro hermano', el intenso 'thriller' de Adrián Caetano que compite en la sección oficial.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate