Díaz Castaño: «Quizás podamos utilizar todavía las salas de los Cines Centro»

M. ROJO GIJÓN.

Cuando faltan menos de dos meses para que llegue el día 17 de noviembre, el día que se desplegará la alfombra roja del Festival Internacional de Cine de Gijón, aún se trabaja contra reloj para saber con cuántas salas se va a contar y qué espacios estarán disponibles. El director, Alejandro Díaz Castaño, confía en que «quizás podamos utilizar aún las salas de los Cines Centro», las que tradicionalmente asumen el grueso de la programación pero que, desde su cierre como cine comercial, están pendientes de un proceso de subasta que aún no se ha sustanciado. Así que de nuevo podría el FICX llegar a un acuerdo con el administrador concursal para hacer uso de las mismas para la gran cita del cine en Asturias. Aún así, Alejandro Díaz Castaño explicó que tienen «un plan alternativo para garantizar todas las proyecciones haciendo uso de otras instalaciones». Un plan del que no quiso dar demasiados detalles porque «si finalmente lo hacemos en los Cines Centro, algo que no es una quimera y que es una noticia que podríamos anunciar en pocas semanas, no tiene sentido anunciar otros escenarios para después volver a dar marcha atrás». De todas formas, el plan pasaría por realizar proyecciones en el CCAI, en Pumarín Gijón-Sur, la Laboral y, si se llegase a tiempo, la sala de proyección de la antigua Escuela de Comercio, «un espacio que nos será muy útil en el futuro y que podría sumarse a las salas previstas si finalmente está acabada para el festival de este año», dijo Díaz Castaño. Tampoco descarta utilizar los Cines Yelmo de La Calzada: «Tenemos una vía abierta con ellos que contempla esa posibilidad, que podría combinarse con la utilización de otros espacios municipales», explicó. De tener que recurrir a estas medidas, «pondremos en marcha un sistema de transporte para facilitar el acceso a las salas que no estén en el centro», explicó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos