Tensión con firma asturiana

Sergio G. Sánchez y todo el equipo de 'El secreto de Marrowbone', en San Sebastián./FOTOS: EFE
Sergio G. Sánchez y todo el equipo de 'El secreto de Marrowbone', en San Sebastián. / FOTOS: EFE

El guionista ovetense Sergio G. Sánchez presenta en San Sebastián 'Marrowbone', su primer largometraje, producido por J. A. Bayona y rodado en el Principado

ANA SOLÍS

Cuatro hermanos, temiendo que les separen tras la muerte de su madre y huyendo de un padre violento, se esconden del mundo en su abandonada granja, un lugar cuyas viejas paredes esconden un terrible secreto...». Con este thriller psicológico de título 'El secreto de Marrowbone', el guionista asturiano Sergio G. Sánchez inicia una nueva andadura, esta vez como director. Protagonizada por Anya Taylor-Joy -que actualmente se encuentra rodando la nueva entrega de X Men: 'The New Mutants'-, George Mackay, Mia Goth, Charlie Heaton -de 'Stranger Things'-, Matthew Stagg y Kyle Soller, la película, que se estrenó oficialmente el pasado 14 de septiembre en el Festival de Toronto (Canadá), llegará a las salas españolas el próximo 27 de octubre. Pero, de momento, ayer ya algunos pudieron disfrutar de ella en el Festival de cine de San Sebastián, donde se exhibió en la sección oficial, pero fuera de concurso. El film «no es de terror, es un drama, una película de suspense en el que lo que más pesa es la emoción», explicó el autor en una rueda de prensa en la que estuvo arropado por todo su equipo. En este día tan importante para el novel director, no podía faltar la presencia de su amigo, y también productor de la película, Juan Antonio Bayona que aseguró que Sánchez «ya no tiene que demostrar nada como guionista, ha resultado apabullante en la dirección». Sergio G. Sánchez cuenta con una amplia trayectoria profesional. Es autor de guiones tan laureados como el de 'Lo Imposible', 'Palmeras en la nieve' o 'El Orfanato'. Por este último recibió el premio Goya al Mejor Guion Original en el año 2007.

Ahora se embarca en este nuevo proyecto, también escrito por él. «Necesitaba el género fantástico para poder contar esta fábula; es un modo de volar más alto, te deja tomar decisiones más atrevidas y te permite, además, jugar con la poética». El objetivo era mostrar «por un lado, la búsqueda de un sitio seguro, y por otro, cómo la gente que te quiere acaba por configurar tu personalidad», continuó. Por eso no pudo olvidarse de su tierra natal, Asturias. El director consideró algunos escenarios de la región como los mejores para ambientar la historia. Desde la fábrica de armas, concretamente en la escuela de aprendices, las calles de la ciudad y las naves de La Vega, en Oviedo, hasta la playa de Frexulfe, en Navia, pasando por un viejo caserón en el valle de Arango trasformado en una granja americana de principios del siglo pasado y convertido de esta manera en «el tema central» de la película. Por todo estos lugares, entre otros, se desplazó el equipo de rodaje de 'Marrowbone'. «Todas mis historias tratan sobre volver a lugares que no existen; aquí está simbolizado en 'la fortaleza', un sitio seguro, un hogar dentro del hogar. 'Marrowbone' es una muñeca rusa que se va destapando hasta llegar al centro de la historia», señalaba Sánchez que también tuvo tiempo de referirse al caso real ocurrido esta semana en el que unos pequeños convivieron con los cadáveres de su madre y el novio de esta durante cinco días: «Siempre que escribes una historia, por disparatada que parezca, la realidad acaba superándola». La ópera prima del asturiano ha contado con la colaboración de Laboral Cineteca que, a través de la Film Commission del Principado , se ha encargado de dar apoyo económico y de facilitar la información necesaria para el desarrollo de esta película en la región.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos