'El último invierno' llega a la Laboral

El actor ovetense Eduardo Castejón rueda una escena en el Campo de San Francisco de Oviedo. /  MARIO ROJAS
El actor ovetense Eduardo Castejón rueda una escena en el Campo de San Francisco de Oviedo. / MARIO ROJAS

El cineasta de Grado, que ha rodado toda la película en enclaves asturianos y con actores y técnicos de la región, vuelve a enfrentar al espectador «con su propia conciencia» El primer largo de Julio de la Fuente se estrena mañana en Gijón con la mirada puesta en Cannes

PACHÉ MERAYO GIJÓN.

Ha ganado premios y aplausos múltiples con sus cortometrajes, pero hacía tiempo, mucho tiempo, que el director y guionista de Grado Julio de la Fuente quería lanzarse al «complicado territorio del largometraje». Y por fin ha cumplido su sueño. Mañana, en el Teatro de la Laboral (20 horas) estrena su ópera prima, 'El último invierno', que nada tiene que ver, por cierto, con el libro homónimo. «Solo es una casualidad. El guión es totalmente original», dice sin dejar un instante a la duda y haciendo acopio inmediato de los cuatro meses de preparación del proyecto. Después de las varias semanas de rodaje, durante el verano y el otoño, y finalmente de lo que más le gusta recordar: «Más del ochenta por ciento del talento es de la tierra. Actores y técnicos. Casi la totalidad son asturianos». También el paisaje.

'El último invierto', que el propio De la Fuente define como un «drama romántico», alimenta sus planos de escenarios de Grado, Cudillero, Oviedo, Gozón y Muros del Nalón. Playas como las de Artedo o Verdicio llevan el Cantábrico de nuevo a la gran pantalla. En ella lo que el cineasta asturiano quiere finalmente es -«como en todos mis trabajos», subraya-, «que el espectador se enfrente a su propia conciencia».

De la Fuente caracteriza su cine por un gusto por el drama social y el 'thriller'. Y aquí es fiel a su estilo contando en este primer largometraje la historia de Andre Dolvonosov, un joven interpretado por el ovetense Eduardo Castejón, cuya infancia y adolescencia «fueron terribles, con un padre maltratador y una madre que padecía alzheimer». Está Andre, dice su creador, «al borde de un precipicio». De hecho su pasado de dolor le ha llevado a convertirse en un hombre que vive de provocar ese mismo dolor. Es un sicario profesional, un asesino a sueldo que trabaja para una mafia rusa y que en un momento determinado empieza a tener conciencia, «justo cuando el amor se cruza en su camino».

Cuenta la historia de un chico maltratado convertido de mayor en asesino a sueldoLa cita será en el teatro, a partir de las ocho de la tarde, con parte del equipo presente

Pero ahí no solo no acaba la historia, sino que empieza la sorpresa. Julio de la Fuente, que no quiere desvelar mucho, adelanta que la vida de este asesino va a cambiar drásticamente por dos nuevas muertes acaecidas «en una helada noche de invierno, tras un atropello con fuga». Es ahí donde todo se da la vuelta, donde el protagonista recupera todas sus habilidades homicidas para dar caza y acabar con quienes causaron tal accidente. Para dar rienda suelta a su sed de venganza.

Producida con tan solo 50.000 euros de presupuesto, logrados con «pequeñas ayudas de pequeñas empresas, algo del Ayuntamiento de Grado y sobre todo un crédito personal que pedimos mi mujer y yo», 'El último invierno' tiene puesta la mirada en el Festival de Cannes. Acudir a Francia es otro de los sueños del director asturiano, que, «de momento», está a la espera de recibir respuesta del certamen de Málaga, que dedica su programación íntegramente al cine español.

En Gijón también espera participar, aunque con la película estrenada «lo que nos queda es estar en alguno de los ciclos paralelos». Pero lo que ahora toca es negociar, más que con los festivales, con los distribuidores para que la película llegue a los cines. De la Fuente es muy optimista. Está convencido de que tiene un gran producto entre las manos y que no tendrá ningún problema para colgar su cartel en las taquillas españolas. Como no lo tuvo para convencer a los actores que hoy integran su plantel, con Eduardo Castejón a la cabeza. Con él protagoniza la película Eva Marciel. El reparto lo cierran Bárbara de Lema, Lola Baldrich, Ana María Vidal, Chanel Terrero, Míchel Tejerina, Eliana Sánchez y José Antonio Lobato, entre otros. «Todos dijeron que sí al proyecto al minuto de ser invitados a participar. Estaban y están entusiasmados», explica añadiendo al instante que está «más que orgulloso de todos». Mañana alguno de ellos estarán en el Teatro de la Laboral para apoyar este primer pase, por el que el director y guionista está, «no puedo negarlo, mucho más que un poco nervioso».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos