«Covadonga es la gran aportación a la devoción religiosa en Asturias»

José Luis González Novalín. /  E. C.
José Luis González Novalín. / E. C.

José Luis González Novalín hablará hoy en el Ridea de 'Religiosidad culta y piedad popular' en el Real Sitio

MIGUEL ROJO GIJÓN.

El sacerdote José Luis González Novalín (Tresali, Nava, 1929), rector emérito de la Iglesia Nacional de Santiago y Monserrat en Roma, hablará esta tarde en el Ridea (19.30 horas) sobre la 'Religiosidad culta y piedad popular en el Real Sitio de Covadonga', dentro del ciclo con motivo del centenario de la Coronación de la Virgen. «Covadonga es un fenómeno muy antiguo en Asturias, viene desde la Edad Media y en cada época hay puntos salientes en los que este lugar está muy presente, es una gran contribución a la historia de Asturias y a los sentimientos devocionales y religiosos de los asturianos», apunta este especialista en Historia de la Iglesia, que también fue canónigo archivero de la Catedral de Oviedo.

En esta ocasión, se centrará en la Historia Moderna de Covadonga. Comenzará por «la visita de Ambrosio de Morales a finales del siglo XVI, un historiador que vino por mandato de Felipe II, que quería poner en claro qué había de verdad y qué de devoción en las creencias de Covadonga». Este sacerdote saca la conclusión de que «Covadonga está muy presente y muy asentada entre los lugareños: recogió un montón de relatos. Muchos son fábulas, pero otros verdaderos. Eso sí, todos confluyen en un punto que es la ayuda de Dios a los cristianos que se defendían de los musulmanes», adelanta Novalín.

Avanzando a lo largo de la Historia hablará del incendio de Covadonga, en 1777, «cuando desapareció todo lo que había anteriormente»; la reconstrucción del Real Sitio, el nacimiento de la Basílica y «lo que esto supone para la vida religosa e intelectual» de Asturias. Pondrá como ejemplo «la asamblea mariana con importantes estudios sobre la Virgen que allí se celebró en 1926». Hablará de los obispos que pasaron por Covadonga y reservará un apartado especial para Javier de Lauzurica, «que fue quien puso en marcha la Casa de Ejercicios e instaló el seminario en Covadonga, que tuvo una gran importancia cultural y religiosa entre los años 50 y 60. «Todo confluye en Covadonga», resume.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos