Criaturas insólitas toman el Evaristo Valle

Picatueru.La inauguración de la muestra, ayer, en el Evaristo Valle. / PALOMA UCHA
Picatueru.La inauguración de la muestra, ayer, en el Evaristo Valle. / PALOMA UCHA

El museo gijonés recupera un bestiario fantástico firmado por José Luis Posada y Félix Guerra | La obra, creada a cuatro manos entre el artista maliayo y el escritor cubano, está cargada de humor y poesía

PABLO ANTÓN MARÍN ESTRADA GIJÓN.

Un singular bestiario fantástico compuesto al alimón entre el artista asturiano José Luis Posada Medio (Villaviciosa, 1929-San Antonio de los Baños, Cuba, 2002) y el escritor cubano Félix Guerra Pulido (Camagüey, 1938) es la propuesta de la exposición 'Criaturas insólitas o desaparecidas' que ayer se inauguró en el Museo Evaristo Valle y que reúne las 71 ilustraciones originales del libro del mismo título publicado por la editorial trama hace dos décadas. La muestra es la primera del ciclo 'Cuba en las colecciones del Museo', organizado por la Fundación que lleva el nombre del pintor gijonés.

Francisco Zapico, patrono de la institución y editor en su día del trabajo conjunto de Posada y Guerra, fue el encargado de presentar la exposición. El responsable de la publicación calificó el proyecto de ambos creadores como «una historia surgida de la amistad» a finales de los años ochenta del pasado siglo en Cuba y que se iría completando a lo largo de la siguiente década cuando el asturiano comenzó a enviarle a su amigo los seres que iban surgiendo de su imaginación para que este escribiese sus fábulas.

Desde el fallecimiento de José Luis Posada en 2002, la colección de dibujos forma parte de los fondos del Evaristo Valle y hasta hoy «se ha conservado en perfectas condiciones con los marcos originales», indicó Zapico.

El editor tuvo palabras de recuerdo para el artista, a quien definió como «un soñador y un hombre que dominaba la vida, alguien que te robaba el alma» y sobre la aportación de Guerra Pulido afirmó que «son textos llenos de poesía y de pequeños homenajes».

El humor es otro de los ingredientes que añadieron los creadores a sus seres fantásticos, bautizados con nombres como 'Poca cosa (Turbatus poquedad)', 'Cagón común' o 'Picatueru', definido como «historia de amor con un hueco en la frente».

José Luis Posada, nacido en Villaviciosa, se exilió con su familia a Cuba tras la guerra civil y sería en ese país donde forjaría su carrera como artista.

Sus últimos años los pasó entre la isla caribeña y su Asturias natal. Fue en esa época en la que concibió este bestiario con el escritor Félix Guerra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos