«No nos dejan llevarnos a nuestro bebé a morir a casa»

Chris Gard y Connie Yates.
Chris Gard y Connie Yates. / E. C.

El hospital donde permanecía el pequeño Charlie Gard desestimó la petición de los padres

E. C. GIJÓN.

Los padres del bebé Charlie Gard, desconectado de las máquinas que lo mantienen con vida después de que el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo tumbase su última apelación, aseguraron en un vídeo de YouTube estar enfrentándose al «peor día» de sus vidas.

Después de asumir que su lucha por mantener con vida al pequeño de diez meses había tocado a su fin, Chris Gard y Connie Yates han tenido que afrontar una nueva derrota, ya que tampoco les ha sido permitido que Charlie falleciese en el hogar familiar, después de que la misma dirección del Great Ormond Street Hospital, los mismos que desestimaron la viabilidad del tratamiento experimental en Estados Unidos, rechazase la propuesta.

«Nuestros derechos como padres están siendo pisoteados, ¿de verdad no creen que ya hemos pasado por suficiente?», explican en un vídeo. Además, en YouTube, el padre definió el 4 de agosto, día del nacimiento de Charlie, como el mejor día de su vida mientras que el 30 de junio «se ha convertido en el peor. No nos dejan llevarnos a nuestro bebé a morir a casa, algo que le prometíamos cada vez que íbamos a verlo al hospital», lamentaron los padres del bebé, afectado por una enfermedad rara.

Fotos

Vídeos