Ensayo y error en Asturias

Un numeroso público atiende a la explicación en uno de los estands de Oviedo. / PABLO LORENZANA

Gijón, Oviedo y Avilés se sumaron a la Noche Europea de los Investigadores ofreciendo un gran bufé de ciencia

ANA SOLÍS GIJÓN.

Ayer anocheció más temprano de lo habitual en Asturias. Desde las 18 horas era ya la Noche Europea de los Investigadores en Gijón, Oviedo y Avilés. Las tres grandes ciudades del Principado se sumaron a este original proyecto que pretende acercar la ciencia a todos los ciudadanos, y en especial, a los más pequeños que, junto a los investigadores de la Universidad de Oviedo, pudieron realizar diversos experimentos para descubrir el lado más fascinante de la naturaleza.

En Gijón, en el Museo del Ferrocarril, los niños pudieron experimentar con el magnetismo de un tren, drones, impresiones en 3D o descubrir la ciudad en realidad aumentada. El patio del Edificio Histórico de la Universidad de Oviedo también sorprendió con las actividades que tenía preparadas. Arqueología, curiosidades del mundo de la botánica, una 'caja de seguridad' para tejidos humanos e, incluso, un viaje en el tiempo. Por su parte, el Centro de Servicios Universitarios de Avilés se unió a la iniciativa europea con una 'explosión' química u 'magnetismo revolucionario'. Toda una jornada de ensayo y error, pero, sobre todo, de mucha, mucha diversión.

Fotos

Vídeos