La familia Vinck retira el depósito de 4.000 imágenes de la fototeca de Gijón

Gonzalo Vinck con la furgoneta de Vinalva en una de las imágenes del fondo fotográfico. / FONDO VINCK
Gonzalo Vinck con la furgoneta de Vinalva en una de las imágenes del fondo fotográfico. / FONDO VINCK

Discrepancias entre Octavio Vinck y los responsables de Cultura del Ayuntamiento obligaron a cancelar la exposición prevista en el Antiguo Instituto

M. F. ANTUÑA GIJÓN.

En mayo del pasado año se hacía público el depósito de un fondo de cuatro mil imágenes de la saga de fotógrafos Vinck en la fototeca del Museo del Pueblo de Asturias. Más tarde se anunció una gran exposición que se iba a celebrar en julio en el Centro de Cultura Antiguo Instituto de Gijón para mostrar una selección de esas instantáneas realizadas por tres generaciones de fotográfos: Laureano Vinck Carrió, que fue el primero, y que junto a Aurora Álvarez Sánchez estuvo al frente de Foto Vinck entre 1905 y 1939; Gonzalo Vinck Álvarez y Victorina Díaz Elvira, que regentaron Vinalva de 1940 a 1973, y Octavio Vinck Díaz, al frente de Vinck Image Center desde 1975 a 2007. En resumen, el fondo representa el trabajo de la familia en Gijón desde 1905 hasta 2007 a través de negativos de vidrio, negativos de celuloide, fotografías estereoscópicas, tarjetas postales, fotografías originales en papel y una colección de 98 cámaras de entre 1893 y 2000. Un año después, la familia, representada por Octavio Vinck, ha decidido reclamar la devolución del depósito y cancelar la exposición. Ya fue en abril cuando se produjo la ruptura entre los responsables de Cultura del Ayuntamiento de Gijón y la familia. La razón: discrepancias en la manera de organizar la muestra.

Fuentes del Ayuntamiento de Gijón, que gestiona el Museo del Pueblo de Asturias, explican que es norma internacional de los museos que cuando se reciben depósitos y donaciones ha de ser sin condiciones. Y, siempre según las mismas fuentes, la actitud de Octavio Vinck no fue precisamente incondicional, si no todo lo contrario. Apuntan que se produjeron continuas presiones que impedían el normal desarrollo de las tareas de organización de la muestra. Un nivel de exigencia muy alto que concluyó con una carta enviada a la concejala de Cultura, Montserrat López, con un largo listado de agravios. Finalmente, de la misma manera que había decidido entregar al depósito, decidió retirarlo.

La familia Vinck ha enviado ya un requerimiento notarial para proceder a recuperar el fondo depositado. Desde el Ayuntamiento se apunta que no existe, por su parte, ningún obstáculo para que retorne a la familia.

Octavio Vinck explicó ayer a este periódico que, en su calidad de técnico especialista en fotografía con un cierto reconocimiento, lanzó una serie de sugerencias a los encargados de organizar la exposición que nunca fueron tenidas en cuenta. Subraya que nunca fueron exigencias sino simplemente propuestas que no fueron ni atendidas ni respondidas. Considera que posiblemente «la falta de medios» para hacer la exposición que él quería estuvo en el origen del desencuentro. «Quizá a la dignidad que nosotros queríamos no podía dar respuesta el Ayuntamiento, pero lo podían haber dicho antes», apunta. Lamenta esta situación y asegura que está ya en negociaciones con otros espacios culturales asturianos, no de Gijón, para poder mostrar el legado fotográfico de la familia Vinck.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos