Fernández-Vega: «Quiero más implicación de los Premios en la sociedad asturiana»

Matías Rodríguez Inciarte y Luis Fernández- Vega, tras el traspaso de poderes. / DANIEL MORA

El prestigioso oftalmólogo asume la presidencia de la Fundación: «Sé que es difícil, pero no voy a regatear tiempo ni esfuerzos»

M. F. Antuña
M. F. ANTUÑAGijón

El oftalmólogo Luis Fernández-Vega Sanz es ya nuevo presidente de la Fundación Princesa de Asturias. El patronato de la entidad le designo ayer por aclamación y él recogió el guante con ganas: «Sé que es difícil, pero no voy a regatear tiempo ni esfuerzos», decía apenas unos minutos después de estrenar cargo ante la atenta mirada de su antecesor, Matías Rodríguez Inciarte.

«Asumo la tarea con orgullo, con responsabilidad y con la ilusión de poder devolverle a Asturias algo de lo mucho que me ha dado a mí», comenzaba Fernández-Vega su primera intervención como presidente de la Fundación Princesa. Entre elogios a la «tremenda labor» de Rodríguez Inciarte, anunció «ilusión, rigor y eficiencia» para afrontar una misión en la que será clave el papel del equipo de la Fundación. Ya había hablado con el Rey Fernández-Vega cuando se enfrentó a la prensa -«he tenido ocasión de mostrarle mi agradecimiento por su confianza y la del patronato»- para presentar lo que será su estrategia de actuación de cara al futuro: «Pienso seguir una línea de continuidad a la tarea realizada por Matías Rodríguez Inciarte», introdujo, antes de incidir en la importancia de contar con buenos jurados para reforzar la valía y consideración de los Premios Princesa y de apuntar hacia un camino fundamental e irrenunciable: «También me gustaría implicar más los Premios en la sociedad asturiana, que no sean solo un día o una semana, tenemos que extenderlos a lo largo de todo el año, como ya sucede con programas como 'Toma la palabra', dirigido a la comunidad educativa; en definitiva, quiero que vayan calando dentro de la sociedad asturiana».

Aún es pronto para dar más datos del trabajo que está por venir, y también para saber cuándo llegará el día en el que la Princesa de Asturias -con quien también busca estrechar lazos- se estrene como tal en el Campoamor. Sí será, de eso no tiene dudas Fernández-Vega, dentro de su mandato. «Eso depende de sus padres», aclaró, pero añadió después que en virtud de la edad de la Princesa sí debería ser él quien ejerza como anfitrión en su primera vez en Oviedo.

No hará falta un traspaso de poder al uso. «La relacion entre Matías y yo es muy estrecha, él nos va a dar siempre su consejo y voy a contar con la ayuda del resto del equipo», dijo. De hecho, el trabajo está en marcha. En un mes comenzarán las reuniones de los jurados.

Matías Rodríguez Inciarte miró al futuro con optimismo: «Luis hará un salto adelante», auguró. Pero Inciarte, además de elogiar el compromiso y la vinculación con Asturias de Fernández-Vega, quiso subrayar en su despedida una larguísima lista de agradecimientos: administraciones, instituciones públicas y privadas, equipo de la Fundación, medios de comunicación... Con la unión de todos se ha multiplicado -resumió- el prestigio de la institución.

En un tono más personal, se mostró satisfecho como «asturiano» de poder ejercer «el gran honor» de presidir de la Fundación y de vivir en el ella momentos «imborrables». De sus diez años como presidente se queda con el acierto que considera ha supuesto la designación de Teresa Sanjurjo como directora tras la marcha de Graciano García. Esa transición -entiende- se hizo de la manera correcta, al igual que los cambios en el funcionamiento interno dirigidos a alcanzar más transparencia. Durante su mandato se estableció un sistema de designación de jurados que limita los tiempos para dar más cabida al talento y se establecieron códigos de conducta. Todo ello, en momentos económicos nada halagüeños y logrando una internacionalización de los galardones.

Inciarte se une a la nómina de expresidentes formada por Pedro Masaveu, Plácido Arango y José Ramón Álvarez Rendueles.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos