Feten echa a rodar sin miedo a la lluvia

Los gigantes de La FAM tomaron el paseo de Begoña. / JOAQUÍN PAÑEDA
Los gigantes de La FAM tomaron el paseo de Begoña. / JOAQUÍN PAÑEDA

La inauguración oficial del festival repite el éxito de público de la jornada previa pese a las inclemencias | Mientras el Jovellanos colgaba el cartel de 'no hay entradas', en las salas y en las calle se multiplicaban niños y mayores

P. A. MARÍN ESTRADA GIJÓN.

La lluvia no pudo deslucir la inauguración oficial de Feten, que como sucediera en la jornada previa logró reunir a un gran número de público en los diversos espacios donde se desarrollan sus actividades. Una muestra de ello se podía ver en el cartel de localidades agotadas de la taquilla del Teatro Jovellanos para el 'Concerto d'Umore ' de la Orquestra de Cambra del Empordá con el que se abría el festival y en el que los espectadores de todas las edades disfrutaron de esta original propuesta en la que doce maestros de cámara interpretaban un repertorio clásico exhibiendo sus dotes para la comicidad en desopilantes gags.

La humedad del día parecía conjugar bien con algunos espectáculo que ayer se presentaban. Así la andaluza Compañía Barataria invitaba a descubrir los tesoros sumergidos en una bañera doméstica con 'Al agua pato' mientras los asturianos Hipnótica Circo Teatro ofrecían una sugestiva inmersión en el juego de la oscuridad y las ilusiones visuales con 'Buceando el cielo'. El medio acuático era también el elegido por Factoría Los Sánchez para embarcarnos en el mar de la música y las leyendas con 'Tocatito-tocatá', una esmerada pieza para bebés capaz deslumbrar a las espectadores adultos.

Otras hermosas propuestas de dramaturgia concebida para primeros públicos fueron las que pusieron en escena los riojanos de Peloponeso Teatro con 'Los cuervos no se peinan' -pura magia y emoción- o 'La cocina en punta de pie' de Teatro dei Piedi, en la que los títeres son los pies de la intérprete y en ellos cobran vida los sueños y las sonrisas.

Tampoco impidió el orbayu las funciones de calle. Al cobijo del kiosko de la música instaló su factoría de ilusiones la Compañía de Juan Catalina y su 'Carromato de los sueños', cuentacuentos para niños y grandes a través de la palabra evocadora y la máscara de las marionetas.

Más ruido y expectación generaron los valencianos de La FAM con 'The Wolves' y su caravana de brokers zancudos, cuatro auténticos lobos de las finanzas que arrastraron en sus bailes a ritmo de funk a la multitud del paseo de Begoña sumiéndonos en su fiesta.

A la de Feria de Artes Escénicas para Niños y Niñas aún le queda mucha cuerda. Con o sin lluvia. Hoy hay programadas más de una veintena de funciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos