Fiestas, mercados y cumpleaños sumaron más visitas a Laboral que los días de puertas abiertas

Fiestas, mercados y cumpleaños sumaron más visitas a Laboral que los días de puertas abiertas

La gerencia del centro de arte gijonés asegura que este año «no está previsto ningún cierre» en el equipamiento

A. V. GIJÓN.

'Fiestas, festivales y cumples'. Bajo ese epígrafe resume la memoria correspondiente al pasado año de Laboral Centro de Arte y Creación Industrial algunas de las actividades con más tirón del equipamiento cultural gijonés, que consiguieron atraer a 2.906 usuarios según los datos que maneja la Consejería de Cultura del Principado y que fueron adelantados por EL COMERCIO. Un capítulo seguido muy de cerca por el de 'mercadillo', que fue un poderoso atractor para 2.841 personas más.

En total, suman 5.747 usuarios, una cifra que supera la de los 5.045 visitantes que se acercaron a Laboral en 2017 aprovechando la gratuidad de sus jornadas de puertas abiertas. Y eso, a pesar de que también sufrieron una merma importante respecto al ejercicio 2016, cuando se registraron 4.601 personas en 'Fiestas, festivales y cumples' y 7.154 en los mercadillos.

Precisamente, «que se acerque Laboral a la ciudadanía» es una de las peticiones de la concejala de IU Ana Castaño, preocupada «por cómo se dota al centro de recursos y cómo se articula y coordina su actividad con el resto de programas, equipamientos y recursos culturales de la ciudad».

En Xixón Sí Puede no extrañan los números publicados por este diario correspondientes al pasado año, el peor de la historia del centro de arte gijonés, institución dependiente de la Consejería de Cultura dedicada a la creación más vanguardista que cerró el ejercicio 2017 -el de su décimo aniversario, que pasó con más pena que gloria- con la cifra de visitantes más baja de su historia (12.088 frente a los 18.118 registrados en 2016 y los 38.106 de 2015), 298 entradas generales despachadas y, por tanto, 596 euros recaudados por este concepto.

Y no extrañan toda vez que, como explicó el concejal Orlando Fernández, «es normal que, si el equipamiento se va desmontando, acuda menos gente». Lo que preocupa -precisó- es «ese descenso de un 33% de visitantes respecto al año anterior». Una consecuencia directa -opina Fernández- «de la decisión de cerrar el centro tres días a la semana y tres meses al mes» por cuestiones de ahorro.

«Ya dijimos en su día que no nos parecía una buena medida y seguimos sosteniéndolo», defendió el portavoz de Xixón Sí Puede, al que los números parecen dar la razón. Y es que los tres meses de la clausura registraron un descenso brusco de los visitantes: en enero fueron 366 frente a los 597 de 2016, en febrero 218 frente a los 483 de 2016 y en septiembre 158 frente a los 354 del año anterior. Aunque lo cierto es que la tendencia a la baja se repite en el resto de los meses a excepción de mayo y diciembre, que crecieron en número de visitantes: los 823 de mayo de 2016 se convirtieron en 903 en mayo de 2017 y los 2.594 de diciembre en 3.147.

También la dirección del equipamiento de Cabueñes parece coincidir en el diagnóstico y aseguró ayer que «no está previsto» que este año se produzcan cierres para ahorrar. Y eso, a pesar de que, tras la huida de patronos privados de Laboral, el centro acumula una deuda estimada en 1,7 millones de euros, lo que ha obligado al Ayuntamiento de Gijón y a la Consejería de Cultura del Principado a trabajar en un acuerdo que tendría como objetivo «garantizar la viabilidad económica del patronato» del centro de arte y creación industrial.

Tampoco quiere «entrar en una guerra de cifras» el concejal de Ciudadanos José Carlos Fernández Sarasola, quien defiende que lo que reflejan los datos es «una falta de apoyo» que se traduce en una especie de círculo vicioso: «Si no hay visitas, no hay aportaciones. Y, si no hay aportaciones, no hay exposiciones ni visitantes». Así que, a su juicio, lo que se requiere es «que se alcance un consenso político e institucional sobre el futuro y la orientación que quedemos darle al centro, que se apueste decididamente por él». Una aportación que podría garantizar un balón de oxígeno en un centro con la plantilla bajo mínimos, que tuvo que hacer frente a indemnizaciones por despidos que desestabilizaron sus cuentas y sometido a la doble prórroga presupuestaria de sus dos grandes patronos: Principado y Ayuntamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos