La FSA garantiza que el asturiano será oficial entre 2019 y 2023

Barbón, «convencido» de cumplir ese plazo haya o no reforma constitucional; IU se muestra dispuesta a ceder en los tiempos si hay un compromiso firme y Podemos pone pegas

ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

Todo estará ligado al juego de mayorías en la Junta General, pero si del PSOE depende, el asturiano será oficial durante la legislatura 2019-2023. Así lo comprometió ayer el secretario general, Adrián Barbón, «convencido» de que cumplir ese objetivo es posible. Indicó que es partidario de aguardar al desenlace del proceso de reforma constitucional que ahora comienza en el Congreso. Y precisó que, de no cuajar, su partido lanzará la reforma del Estatuto de autonomía para impulsar la oficialidad.

Se abre la hipótesis de una oficialidad 'en diferido', que comenzaría con la aprobación en la Junta de un dictamen que abra el camino hacia el reconocimiento del asturiano -habrá que ver si los grupos son capaces de pactar- pero que deje su materialización para la próxima legislatura.

Barbón dijo que ahora no hay tiempo para abordar un debate de tanto calado. Prefiere esperar al desenlace del proceso de revisión del Estado autonómico y de reforma de la Constitución, convencido de que será ágil y de que podría facilitar que la posterior revisión del Estatuto asturiano incluya más novedades además de la oficialidad. Pero aclaró que si la intentona constitucional fracasa, el PSOE abrirá el debate estatutario en la Junta para dar a la llingua el máximo reconocimiento normativo. El horizonte temporal va de 2019 a 2023, en la próxima legislatura autonómica.

PSOE e IU pactan en el presupuesto dinero para formar en asturiano a la plantilla de la RTPAPodemos busca censurar la gestión lingüística de los gobiernos del PSOE y eso complica un pacto

La cuestión es qué hacer hasta entonces. Barbón deslizó la posibilidad de llevar a la Junta el 'modelo Gijón', en virtud del cual un dictamen reconocería el compromiso de avanzar hacia la oficialidad pero renunciando a exigir la máxima inmediatez, tal y como plantea el borrador inicial de IU. Su portavoz, Gaspar Llamazares, se mostró favorable a ceder en los plazos si eso facilita conseguir un amplio consenso y un compromiso irreversible. Rechazó, eso sí, el criterio del PSOE de mezclar el asturiano con el debate territorial, algo que interpretó como una «excusa». En la discusión también juega un papel decisivo Podemos, receloso ante la posibilidad de que Barbón capitalice el éxito de la oficialidad. El partido morado quiere endurecer el dictamen de IU y plantea incluir una visión crítica de la gestión lingüística de los gobiernos socialistas. Una posición que pone en un brete al PSOE y que dificulta un acuerdo.

Sobre la RTPA, hay un principio de acuerdo de PSOE e IU en la negociación presupuestaria para crear una nueva partida con fondos para formar en asturiano a la plantilla, con vistas a potenciar futuras emisiones en asturiano, sobre todo de informativos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos