Las geometrías del amor y sus azares

Sara Rivero y Eva Isanta, sobre las tablas del Niemeyer. / MARIETA
Sara Rivero y Eva Isanta, sobre las tablas del Niemeyer. / MARIETA

El Niemeyer agotó las entradas para recibir el estreno de la obra teatral 'El cíclope y otras rarezas'

ALBERTO PIQUERO AVILÉS.

La firma de Ignasi Vidal (Barcelona, 1973, aunque afincado en Sevilla) ha irrumpido con notable pulso e impulso entre las rúbricas de los autores teatrales recientes. Varias son ya las obras que ha subido a los escenarios, cuyos títulos permiten intuir unos propósitos que aspiran a rascar la epidermis de las apariencias y mostrar el subsuelo. Así, 'El plan', que la crítica consideró la función más destacada en la cartelera madrileña en 2015; 'Dignidad', 'Un recuerdo de Avignon', 'Memoria desierto' o el muy expresivo 'Pequeño catálogo sobre el fanatismo y la estupidez', que algo podría aportar acerca de los terribles atentados yihadistas que se acaban de cometer en Cataluña. Para sus víctimas hubo un minuto de silencio al inicio a petición del autor y director de la obra. «Ante el terror miserable y asesino, queremos dedicar la función a la gente que ha perdido la vida en Barcelona y Cambrils».

Pero el estreno que ayer se desplegó en la tarima del auditorio del Centro Niemeyer, cuyo aforo se llenó al completo, 'El cíclope y otras rarezas de amor', ofreció el envés de la cara de la muerte, casi un tratado respecto de los sentimientos que nos hacen palpitar y alimentan la vida, sobre los que también acechan las alas negras de la violencia de género. Bien que sin concesiones a las estampas idílicas, pues Ignasi Vidal se caracteriza por una observación realista en sus textos, que en este caso agregó grados de lirismo y humor.

La inspiración reconocida es el capítulo 7 de la novela de Julio Cortázar, 'Rayuela', que comienza así: «Toco tu boca, con un dedo toco el borde de tu boca, voy dibujándolo como si saliera de mi mano...». El amor a modo de invención, que es de lo que nos habla 'El cíclope'. Del amor y del miedo al amor. Un elenco compuesto por Eva Isanta, Celia Vioque, Sara Rivero, Daniel Freire y Manuel Baqueiro, puso el sello de la autenticidad, acompañado por la música sugerente de Marc Álvarez, la luminotecnia basada en sombras y luces de Sergio García y la escenografía multiplicada por espejos de Curt Allen Wilmer. Los espectadores le dispensaron una fervorosa ovación.

Fotos

Vídeos