GUSTAVO BUENO AL COMPLETO

La edición de la obra del filósofo asturiano comienza este año con dos volúmenes

GUSTAVO BUENO AL COMPLETO
JORGE PETEIRO
M. F. Antuña
M. F. ANTUÑAGijón

El 7 de agosto se cumplirá un año de la muerte de Gustavo Bueno. Y la próxima semana comienza en Santo Domingo de la Calzada, su pueblo natal, el curso de verano en el que cada año participaba de forma entusiasta y al que el pasado 2016 la salud ya no le permitió asistir. Allí, ante los suyos, se dará a conocer el proyecto de publicación de las obras completas del filósofo en el que trabaja desde su fallecimiento la fundación que lleva su nombre y que preside su hijo Gustavo Bueno Sánchez. Antes de que acabe el año, se editarán los dos primeros volúmenes y la previsión con la que se trabaja es que en 2024, fecha en la que Gustavo Bueno cumpliría los cien años, podría estar concluida.

No será una tarea sencilla. No hay aún un número de volúmenes que compondrán la edición, pero superará con toda seguridad la treintena. Para hacernos una idea del volumen de producción del padre del materialismo filosófico, basten unos datos: hasta el año 2010, en su fundación tienen contabilizado que sus escritos se componen por 45 millones de caracteres. En sus últimos años siguió escribiendo y publicando, con lo que se estima que puedan rondan los 55 millones de caracteres. Las obras completas de un grande la filosofía como José Ortega y Gasset ascendían a 25 millones de caracteres; las de Leopoldo Alas Clarín, a 30 millones.

Ese ingente volumen de textos plantea sus dificultades. Y por eso desde la Fundación Gustavo Bueno se ha apostado por hacer una publicación de las obras completas que no sea rigurosamente cronológica. Se hará a través de una agrupación de asuntos (religión, política...), pero igualmente se respetarán en cierta forma los tiempos en los que fueron escritos. Además, se va a priorizar la publicación de textos que están descatalogados y que son, por tanto, difíciles de conseguir. Pentalfa Ediciones, la editorial de la fundación, será la encargada de una publicación que también verá la luz en otros países, como México, donde es posible que nazca otra editorial homónima. Además de en papel, la idea es ponerlo a disposición de los lectores en formato digital.

El primer libro que verá la luz será 'El animal divino', que revela la filosofía de la religión de Bueno. Editado por vez primera en 1985 tenía entonces 309 páginas. En 1996 se publicó una segunda edición con anotaciones del propio Bueno que ampliaba el volumen a 438 páginas. Ahora se publicará, previsiblemente en octubre, la tercera edición, a la que también se incorporarán añadidos que el filósofo riojano de la Universidad de Oviedo dejó manuscritos. Bueno dejó sus anotaciones en dos ejemplares que tenía en Niembro y Oviedo y serán incluidos en la revisada edición. Es un trabajo complejo que han afrontado Gustavo Bueno Sánchez y Clara Bueno, una joven filósofa que trabaja con la fundación y que, pese a su apellido, nada tiene que ver con la familia.

El segundo volumen será 'El mito de la felicidad', que igualmente está descatalogado y agotado y es uno de esos libros «inencontrables» del filósofo que se pretende poner de nuevo ante los lectores.

Obra inédita

Esos dos volúmenes estrenarán las obras completas, que incorporarán varios textos inéditos. Editar estos supone, obviamente, un mayor esfuerzo. Por ejemplo, verá la luz por vez primera negro sobre blanco la 'Filosofía de la música' de Bueno. Quedó inédito un manuscrito de unos 500 folios y además hay grabaciones de 24 lecciones, unas 40 horas, que dio en unos cursos. La idea es componer con todo ello una obra. «Eso llevará dos o tres años hacerlo», augura Bueno Sánchez.

Hay otro trabajo que llevará por título 'Rasguños' y que permitirá conocer textos nunca publicados de Gustavo Bueno. Son escritos breves, una especie de anotaciones por decirlo de alguna manera, de los que dejó 419 páginas en las que se pueden leer 444 'Rasguños' numerados. La profesora Elena Ronzón es quien se está encargado de organizar y transcribir todo este material para su publicación posterior.

Hay otros textos que Bueno dejó en Oviedo y Niembro sobre los que habrá que trabajar, pero seguramente eso requerirá de estudios más profundos que podrían realizarse a través de tesis doctorales. «Tampoco es que haya muchísimos inéditos, porque Bueno todo lo que hacía lo publicaba, pero hay un montón de cosas, carpetas con anotaciones sobre asuntos en los que trabajó mucho, pero esto quedará para un segundo momento», apunta Bueno Sánchez.

Una vez que la maquinaria de publicación de las obras completas se ponga en marcha, seguramente el proceso se irá agilizando, sobre todo porque hay muchos trabajos que pasan simplemente por la reedición, sin más, y no requieren de estudios académicos profundos que los acompañen.

La Fundación Gustavo Bueno no tiene previsto conmemorar de ninguna forma especial el primer aniversario de la muerte del prestigioso filósofo que durante décadas ejerció su magisterio en la Facultuad de Filosofía de la Universidad de Oviedo. Su recuerdo, eso sí, estará muy presente en el curso de verano que se celebrará a partir del lunes en Santo Domingo de La Calzada. El seminario se dedica en esta ocasión a la filosofía del comercio y será allí donde, el día 21, Gustavo Bueno Sánchez cuente a los discípulos de su padre los trabajos de edición de las obras completas. En este año sin él, además de en este proyecto, la fundación ha centrado sus esfuerzos en la Facultad de Filosofía de León, en Guanajuato, en México. No se han obviado esos trámites que lleva aparejados el fallecimiento de una persona. «En este año, a nivel familiar y de la institución, hemos ido resolviendo toda la tramitología de testamentos y herencias, que es pesadísima y lenta, pero ya está todo encarrilado», apuntó Gustavo Bueno Sánchez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos