El informe de la comisión sobre el asturiano propone a la Junta General declararlo oficial

Concha Masa, ayer. /EFE
Concha Masa, ayer. / EFE

«Es el único método de asegurar su pervivencia», sostiene Concha Masa, quien defiende que «el cambio de postura en la FSA debe trasladarse al Parlamento» regional

A. VILLACORTA OVIEDO.

La hora de que la llingua sea oficial ha llegado. «Ese ha de ser el objetivo. Cuanto antes, mejor. La sociedad asturiana y la Junta General tienen que reconocer esta necesidad y dar los pasos oportunos para conseguir la cooficialidad en un plazo lo más breve posible», defendió ayer la diputada de IU-IX Concha Masa. Esa es la principal conclusión del borrador de dictamen que presentó como presidenta de la comisión de estudio sobre la situación del asturiano, en la que se ha venido trabajando durante los dos últimos años en el Parlamento autonómico, y la razón para impulsarla no puede se más palmaria: «La oficialidad es el único método de asegurar su pervivencia. No olvidemos que la propia UNESCO ha declarado su preocupación por la situación de la llingua. Porque las lenguas que no tienen un marco legal que las proteja tienden a desaparecer».

La propuesta, que ahora podrá ser debatida y enmendada antes de ser sometida a votación, pasa por impulsar esa declaración de cooficialidad, «si es posible, con el apoyo de todos los grupos parlamentarios y, si no, al menos, con un apoyo mayoritario».

Tras el vuelco en la correlación de fuerzas en la Federación Socialista Asturiana, Masa jugó la baza de que, pese a que el Gobierno de Javier Fernández -cerrado en banda- ya ha advertido de que no cambiará su postura sobre la oficialidad respecto a la que figuraba en su programa electoral, la decisión del congreso que aupó a Adrián Barbón como secretario general de apostar por ella puede resultar clave. Y, así, la parlamentaria de IU defendió que «la actitud de la FSA ha cambiado y eso debe reflejarse también en el grupo parlamentario»: «Esperamos que el grupo, a la vista del dictamen, tenga una posición abierta y entre en un debate sensato y tranquilo para, por lo menos, plantear unos plazos, un camino o unas vías». Pero también tuvo la presidenta de la comisión un mensaje destinado al PP, frontalmente opuesto a dotar a la llingua de un marco legal. Porque, como recordó, «la mayor parte de las lenguas reconocidas en España, excepto el aragonés, han sido cooficializadas en todas las comunidades autónomas. Y la más cercana que tenemos es la vecina Galicia, con un Gobierno del PP en el momento en que se cooficializó el gallego. Allí se hizo de forma natural y no parece que hubiera ningún cataclismo ni oposición».

Asimismo, se dirigió Masa a aquellos que alertan «del peligro de que pueda llevar a un espíritu nacionalista»: «Pensamos que se está extrapolando de una manera descabellada la cuestión. Sí que es cierto que ahora misma hay una sensibilidad un poco viva debido a los acontecimientos de Cataluña, pero se trata de proteger un patrimonio cultural, histórico y lingüístico de esta comunidad, no de reavivar ningún espíritu espurio ni nada que vaya a ser peligroso para Asturias, sino todo lo contrario». En todo caso -añadió-, «la polémica es inevitable y positiva. Polémica tiene que haber, pero las actitudes radicales nos parecen difíciles de entender porque es como negar una realidad asturiana que está ahí y que no se puede negar, además de que son contraproducentes y no llevan a ningún sitio».

En cuanto a los plazos, aunque en el borrador no se precisan, sostuvo que «no es imposible» que la reforma del Estatuto necesaria para ponerla en marcha se lleve a cabo en el año y medio que resta de legislatura: «Si se quieren agilizar los plazos en la modificación del Estatuto de Autonomía, es posible. Ya hay otros precedentes en los que se modificó en cuestión de pocos meses».

Que es la hora de la verdad lo han dejado dicho en sede parlamentaria «expertos universitarios, artistas, comerciantes, empresarios y representantes de asociaciones» que creen que «supondrá un impacto económico positivo, reforzando la 'Marca Asturias'», o escritores que «se lamentaron de las dificultades que tienen para recibir premios nacionales, subvenciones y apoyos a la difusión de su obra por la falta de cooficialidad».

Hay, incluso, pruebas aún más palpables de que algo se mueve, como la III Encuesta Sociollingüística de Asturias elaborada por el profesor Francisco José Llera Ramo y que hoy se presentará en les Xornaes Internacionales d'Estudiu, para la que se realizaron 600 entrevistas en quince municipios y en la que se destaca «el cambio de actitud que se ha venido observando en los últimos años en la sociedad asturiana» hacia la llingua. Pero, «mientras que nosotros estamos colaborando en favorecer el mantenimiento de otras lenguas que reciben subvenciones estatales, la lengua asturiana, por su situación, no puede recibir ningún tipo de ayuda».

Más noticias

Fotos

Vídeos