Laboral Centro de Arte solo recaudó 596 euros en un año por la venta de entradas

Laboral Centro de Arte solo recaudó 596 euros en un año por la venta de entradas
El consejero de Cultura, Genaro Alonso. / HUGO ÁLVAREZ

La entidad registró en 2017 el peor ejercicio de su historia con 12.000 visitas, 63.000 menos que en 2012, el primero con cifras fiables

Azahara Villacorta
AZAHARA VILLACORTAGijón

Laboral Centro de Arte y Creación Industrial vivió en 2017, el año de su décimo aniversario, su particular 'annus horribilis', registrando las peores cifras de visitantes de toda su historia y solo 298 entradas generales vendidas. Así lo refleja el informe titulado 'Visitantes 2007-2017' y con la anotación manuscrita 'cifras oficiales' con el que el consejero Genaro Alonso compareció ayer en la Comisión de Educación y Cultura de la Junta General del Principado, en la que respondió a la pregunta urgente de la diputada de Podemos Lucía Montejo «sobre si conocía su consejería que las exitosas cifras de asistentes a Laboral Centro de Arte eran fruto de un conteo fraudulento por parte de la Fundación, en cuyo Patronato cuentan con varios representantes».

Montejo se refería así a las sospechas de su grupo parlamentario de que las cifras de visitantes fueron infladas durante la etapa inicial del equipamiento de Cabueñes. Unos años en los que esas 'cifras oficiales' contabilizan hasta 322.401 visitantes y 20.926 usuarios en 2007 -ejercicio de la inauguración del centro- y 111.312 visitantes y 25.540 usuarios en 2008. Sospechas ante las que Alonso negó la mayor, asegurando desconocer «si es o no verdadero» ese presunto fraude, toda vez que se habría producido antes de su llegada a la consejería, y precisando la diferencia entre asistentes y usuarios, una categoría «con un gran peso en el cómputo global» de un centro de las características de Laboral y que incluye asistentes a 'fiestas, festivales y cumples', mercadillos o ruedas de prensa. Y si el consejero de Cultura echó en cara a la representante de Podemos que afirmaciones «sin contrastar» como esas «pueden hacer mucho daño» a un equipamiento que atraviesa por una «situación delicada» y en la que el Principado está «luchando a brazo partido para que salga adelante», Montejo no se arredró, sosteniendo que «se llegaron a contabilizar como usuarios incluso a proveedores. Iba una persona a cambiar una bombilla y se le consideraba usuario», explicó.

Alonso: «Si un electricista entra y participa en la colocación de una pieza, es un usuario»

«Un electricista es un electricista. Y si un electricista entra y participa en la colocación de una pieza, será usuario», replicó el consejero, que, sin embargo, no ocultó unos números que revelan que el otrora mascarón de proa del arte asturiano atraviesa por su peor momento, cerrando el año pasado con la cifra de visitantes más baja de la década: 12.088 frente a los 75.229 de 2012, ya que solo hay cifras fiables desde 2011, cuando se cambió el sistema de conteo.

Pero es que si se atiende al detalle de los visitantes reales contabilizados en el informe presentado por Alonso el panorama para Laboral tampoco mejora, porque, según los números que maneja la consejería, del total de 12.088 visitas en 2017, únicamente 298 correspondieron a la venta de una entrada general (al precio de dos euros, son 596 de recaudación en este concepto), mientras que 9.011 fueron gratuitas, otras 2.147 correspondieron a escolares, 402 a visitas guiadas de grupos y 230 a inauguraciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos