El Comercio

'La Antojana', una novela «que no deja indiferente»

José María Ruilópez.
José María Ruilópez. / E. C.
  • El lector navegará en las profundidades de una historia situada en la Asturias de los años 50 del siglo pasado

«Es una obra que dejará un sabor agridulce en el lector». Con esas palabras describe el autor tevergano José María Ruilópez su nuevo libro, 'La Antojana', que presentó ayer por la tarde en el Ateneo Jovellanos junto al director de la editorial madrileña Atmósfera Literaria, Luife Galeano, y el presidente de la Sociedad Internacional de Bioética, Marcelo Palacios.

Se trata de una novela en la que el drama «no dejará indiferente a nadie», pues está marcado por hechos y situaciones «dolorosas y poco agradables de leer que cautivarán al lector hasta el final». Así, desde las primeras líneas, el lector navegará en las profundidades de una historia situada en la Asturias de los años 50 del siglo pasado y disfrutará de los pensados diálogos de Ruilópez, que representan la «brevedad y sencillez» de la época.

La trama no es más que la vida de dos personajes, que, en un ambiente difícil e injusto, son bendecidos o malditos, según se mire, con la llegada de «un hijo con dudosa paternidad y un cerdito que promete ser el sustento que garantice la supervivencia familiar». Una historia que, aunque habitual en la vida real, no tiene «nada que ver» con él. Solo coincide una cosa: la localización, ya que Ruilópez sitúa su trabajo, por segunda vez, en Teverga, un territorio para la ficción que denomina La Barzaniella, de la misma manera que Gabriel García Márquez convirtió Aracataca en Macondo para la literatura. «Las personas que han nacido o viven allí se pueden dar cuenta de que los personajes de mi libro existieron», explica. Y, aunque no es una novela muy larga, su autor tardó un año en escribirla y en poner todo a punto para presentar esta obra que «desprende drama en toda su atmósfera». El «rigor» con el que está escrita y la «seriedad» la convierten en «un libro con futuro», promete.