El Comercio

2-09-1878. Se publica el primer ejemplar de EL COMERCIO. Con sede en la calle Corrida, se presenta como un periódico consagrado a los intereses económicos y materiales pero sin renunciar a la cultura.
2-09-1878. Se publica el primer ejemplar de EL COMERCIO. Con sede en la calle Corrida, se presenta como un periódico consagrado a los intereses económicos y materiales pero sin renunciar a la cultura.

170.000 páginas para la Historia

  • EL COMERCIO pone su hemeroteca a disposición del público a través de su página web

  • La colección en papel de los 138 años de historia del periódico está en proceso de digitalización. Los ejemplares de casi un siglo pueden ser ya consultados online de forma gratuita

Un siglo de la historia reciente de Asturias a golpe de ratón. EL COMERCIO acaba de poner a disposición de todos los lectores de forma pública y gratuita en su edición digital su hemeroteca histórica tras ser convenientemente digitalizada.

Un año se lleva trabajando en un ambicioso proyecto que pretende facilitar la labor de investigadores e historiadores, pero también saciar el ansia de conocimiento de los curiosos que quieran reconstruir el pasado recurriendo a la narración periodística del momento. Con el patrocinio del Ayuntamiento de Gijón, una empresa madrileña se ha encargado de digitalizar uno a uno los tomos que cuidadosamente se conservan encuadernados en la sede del periódico en Gijón. De 1878, cuando el diario EL COMERCIO se estrenaba en los kioscos de aquel Gijón en proceso de crecimiento a finales del siglo XIX, a 1978, con la democracia recién estrenada llenando de ilusión el futuro, pasó un siglo repleto de acontecimientos históricos, un siglo que vio llegar el hombre a la Luna, que fue testigo de la I y la II Guerra Mundial, de la Revolución asturiana de 1934, de la dramática Guerra Civil, del asesinato de Kennedy, de la muerte de Franco, de los triunfos y las derrotas del Sporting. Y ese siglo precisamente es el que ya se puede consultar casi al completo en ELCOMERCIO.es. Falta por completarse la digitalización de los años 1880 y 1945, así como los comprendidos entre 1967 y 1975 para completar los primeros cien años. Así, ahora son unas 170.000 páginas las que están en la red expuestas a las miradas públicas. Claro que el proceso no se detendrá ahí, sino que continuará hasta completar la digitalización de todos los ejemplares del periódico hasta llegar al hoy. La tarea es continua. De modo que en los próximos meses se irán incorporando nuevas fechas.

Una fuente fundamental

Lo que la hemeroteca ofrece son las páginas tal cual se publicaron en su momento. Se puede ya -desde el jueves pasado en que comenzó a funcionar- acceder a ellas por diferentes vías. Es posible buscar ejemplares de fechas concretas, pero se pueden también realizar búsquedas por palabras. Y se pueden combinar ambas fórmulas para realizar búsquedas sobre temáticas específicas pero acotadas a un espacio temporal concreto.

Se facilita de esta forma el proceso de documentación de los investigadores, que una vez localizada la información que ansían consultar pueden ampliar y leer fácilmente lo que en su día quedó impreso en papel.

Responde así EL COMERCIO a una demanda importante. Cada año, numerosas personas se acercaban a las oficinas pidiendo acceso a la hemeroteca, algo que no siempre se podía facilitar por cuanto los ejemplares más antiguos son muy delicados y su conservación no permite que puedan ser consultados de manera continuada. Así, se da acceso público y masivo a toda esa información tan valiosa para revivir el pasado del último y siglo y medio de Asturias, España y el mundo a través de las crónicas periodísticas.

Porque más allá de lo que pueda ser de interés para historiadores, más allá de los datos puntuales que puedan constituir tesis doctorales u otro tipo de trabajos académicos o literarios, es un placer para cualquier persona con un mínimo interés por la historia más reciente realizar ese singular viaje al pasado a través de las páginas más antiguas, teñidas ya por la pátina sepia que les ha dado el paso del tiempo, en las que se puede conocer cómo se informo en su día sobre acontecimientos tan asentados en la memoria colectiva como el hundimiento del 'Titanic', el desembarco de Normandía o la guerra de Corea. La inauguración de Ensidesa, el estreno de la estatua de Pelayo, el nacimiento del Rey Felipe... Todo quedó impreso en papel y ahora adquiere forma digital y, por tanto, ya es universal.