El Comercio

Eva Díaz Riobello.
Eva Díaz Riobello.

Microrrelatos a cuatro

  • La asturiana Eva Díaz Riobello publica junto a otras tres escritoras 'Pelos'

No es un libro convencional. 'Pelos' (Páginas de Espuma) son casi doscientas páginas de microrrelatos que firman cuatro mujeres unidas por la misma ambición de contar historias. La asturiana Eva Díaz Riobello ha sumado su talento al de Isabel González, Teresa Serván e Isabel Wagemann para transgredir las fronteras de la autoría con Microlocas, que esa es su firma conjunta, y con la que llevan ya trabajando desde el año 2011. «Que cuatro cabezas se pongan a pensar en una misma dirección es estimulante, creativo y enriquecedor», afirma la periodista nacida en Avilés, criada en Gijón y afincada ahora en Madrid.

Fue en 2010 cuando las cuatro autoras se conocieron, en 2011 nació en México el proyecto 'La aldea de F', al que siguieron la micronovela 'Post Mortem' (2014) y los microcuentos 'Casa vacía' (2015). Ahora, después de varios años, llega 'Pelos', que tiene en esa palabra y todo lo que implica un nexo de unión. «A pesar de que por el título parezca que va de una sola cosa, el libro va de la vida, el pelo es una excusa para hablar de la muerte, del sexo, de la maternidad, la historia, la mitología...», señala la autora asturiana. Porque, añade, «el pelo parece un tema simple, pero nos conecta con nuestro pasado animal, está muy presente en nuestra vida y sirve para hablar de muchas cosas», subraya. Asegura que es fácil sentirse identificado con los microrrelatos forjados con un poco de organización y tirando de internet, con esa parte de creación individual y solitaria y el necesario acuerdo para alumbrar un proyecto colectivo.

Además de sus textos, el libro se enriquece con las ilustraciones de Virginia Pedrero, que encajó a la perfección en el proyecto. «Estábamos buscando ilustradora y la elección de Virginia fue unánime, es un contrapunto muy bueno», señala Eva Díaz Riobello. Las ilustraciones son a dos tintas y fue Pedrero quien decidió que al negro le acompañaría el verde: «Lo relaciona con la vegetación, nos conecta con el pasado salvaje, con lo orgánico. Nos pareció perfecto, porque tiene mucho que ver con el mensaje que damos», subraya la coautora. El sábado, a las 20 horas, se presenta en La Revoltosa, en Gijón.