El Comercio

Marta López, en la facultad  de El Milán.
Marta López, en la facultad de El Milán. / MARIO ROJAS

«El papel de la mujer en la transmisión de la literatura oral ha sido fundamental»

  • Marta López ha estudiado el lugar que ocupan las féminas en los relatos tradicionales asturianos

«La literatura tradicional es universal». Los argumentos de los cuentos se repiten aquí y en Alemania. Pero, pese a que no existen relatos tradicionales exclusivos de Asturias, sino versiones de otros cuentos universales, la filóloga Marta López Fernández (Navelgas, Tineo, 1976) se ha afanado en leer sin prisa y con ánimo investigador todos esos cuentos para encontrar elementos propios que caractericen la figura de la mujer. Ayer presentó sus conclusiones en las XXXV Xornaes Internacionales D'estudiu que celebra en la Facultad de Filosofía y Letras de Oviedo la Academia de la Llingua Asturiana.

«Intenté encontrar algunas características propias, pero los argumentos se repiten en todos los sitios, de modo que lo más particular es que la lengua asturiana se mantiene muy viva en la transmisión oral», relata la investigadora, que ha analizado cientos de cuentos, comenzando por las recopilaciones de Aurelio de Llano y Constantino Cabal y siguiendo por colecciones más modernas como las publicadas por Jesús Suárez López.

Es curioso que en Asturias esos cuentos que se versionan y transmiten son más humorísticos que maravillosos. No hay tantos elementos mágicos como anecdóticos que buscan propiciar la sonrisa. «Es aquí donde las mujeres aparecen retratadas con una serie de defectos, mucho mayores que los de los hombres, buscando la risa. Pero a mí me gusta alejarme de que eso signifique un desprecio hacia lo mujer, porque el contexto en que se difundían era de compartir, de charla, entre hombre y mujeres». Se las acusaba de infieles, de sucias y de vagas, «casi siempre lo contrario de lo que era la mujer real». En esos cuentos aparecen también descritos los trabajos que realizaban las mujeres, «ocupándose de las tareas del campo, de la casa, de la gastronomía, de la ropa».

Más allá de su rol dentro de los cuentos, hay otro fundamental. «La mujer tiene un papel más importante que el hombre como transmisora de la literatura oral, aunque ahora la tendencia puede que sea ir hacia el equilibrio, cuando se habla de recordar siempre es una madre o una abuela la que contaba los cuentos». Es curioso que mientras en Alemania la informante de los hermanos Grimm tiene un gran reconocimiento social, en Asturias, Rosa Fernández, una mujer de Proaza ya fallecida cuya memoria hizo que se mantuvieran vivas muchas narraciones, «es prácticamente una desconocida para todos nosotros», afirma Marta López.

Les Xornaes acogieron ayer varias ponencias, la de Javier Rubiera dedicada al periodista y escritor 'Benimar' o las de Vicente García Oliva, Llucía Menéndez, Miguel Rodríguez Monteavaro, Antón García y Alberto Gómez Bautista. Hoy concluye el encuentro con las intervenciones de Rosa Agost, Xosé Ramón Iglesias Cueva, Carlos Alba 'Cellero', Pablo Rodríguez Medina, María del Carmen Alfonso, Antón Caamaño y Berta Piñán.