El Comercio

El primer Príncipe de las Letras teatral

  • En 1992 no había pasado por el atril ningún representante de las escena. Después los hubo, pero todos de las Artes, solo él de las Letras

Cuentan que aquella primavera de 1992, cuando el poeta Octavio Paz (también Príncipe, pero de Comunicación y Humanidades), llamó a Francisco Nieva para comunicarle el fallo del jurado que presidía y que le hacía miembro de pleno derecho del club de los Premios Príncipe de las Letras, se lo encontró trabajando «tranquilamente». Contestaba al teléfono desde su despacho, de su casa de Madrid. Estaba escribiendo. Mejor dicho escribía y mucho más. Estaba preparando la dirección, escenografía, los figurines y todo lo que tendría que dar forma a 'Los españoles bajo tierra'. Ese era Nieva. Un hombre entregado a una causa y esa causa era el teatro. Con él estaba casado y por él entró en el palmarés de los Premios Príncipe, convirtiéndose en el primer representante del teatro en tomar posiciones. Luego vendrían Fernando Fernán-Gómez, que se llevó, tres años después, en 1995, el mismo título, pero de las Artes y personalidades mayúsculas como la de Núria Espert, que lo logró este año y en idéntica categoría.

Vinieron después muchos hombres de cine, Vittorio Gassman, Almodóvar, Michael Haneke, Allen e incluso Coppola. Todos galardonados con el Premio de las Artes. Ningún otro hombre o mujer del teatro volvió a entrar en la lista de premiados de las Letras. Si Francisco Nieva lo hacía, por cierto con Gonzalo Torrente Ballester y Emilio Alarcos también en el jurado, fue «por su continuidad renovadora de la mejor tradición teatral española, por su creación verbal y su invención de espacios escénicos».

Tuvo en aquel entonces el teatral Nieva un contrincante duro y de lujo, que tres años después, en 1995, entró en el círculo de los premiados, el escritor asturiano de Boal Carlos Bousoño. De hecho, Nieva no logró el beneplácito de todo el jurado. Le apoyaron cinco de los ocho miembros. Bousoño, que moría hace ahora un año, se llevó los otros tres.