El Comercio

«El 'procés' ha servido para mantener el régimen en Cataluña»

Manifestación de la Diada en Barcelona en 2012.
Manifestación de la Diada en Barcelona en 2012. / Efe
  • El periodista Guillem Martínez analiza desde una visión heteredoxa los últimos años en Cataluña en el libro 'La gran ilusión'

Dice la RAE que ilusión es la "esperanza cuyo cumplimiento parece especialmente atractivo". Pero en otra acepción, el mismo diccionario también la define como "concepto, imagen o representación sin verdadera realidad, sugeridos por la imaginación o causados por engaño de los sentidos". Parece que con este giro del lenguaje quiere jugar Guillem Martínez en el título de libro 'La gran ilusión', una visión heterodoxa de todo lo que ha sucedido en Cataluña en los últimos años.

Todo lo que ha sucedido, que, a juicio de este periodista y escritor, es "nada, o al menos, "nada legal o jurídicamente importante o desestabilizador". En su opinión, ni siquiera la consulta del 9N, el momento más caliente del llamado 'procés', fue algo excesivamente importante porque "no hubo desobediencia al no organizarla la Generalitat". Además, subraya el autor, el hecho de que Convérgència la llamara referéndum, luego consulta y luego consulta sin valor la descafeinó.

«El 'procés' ha servido para mantener el régimen en Cataluña»

Guillem Martínez.

Martínez destaca que el 'procés' hay que verlo en un contexto político crisis económica de la Unión Europea, crisis democrática europea, crisis del Régimen español y el 15M. "Visto así, no se puede decir que el 'procés' no ha servido para nada. Ha servido para mantener el régimen en Cataluña y se ha creado el 'procesismo', que es una cosa muy nueva", explica. El 'procesismo' se vincula a otro fenómeno, el de las grandes manifestaciones para reclamar la independencia. Pero, se pregunta el autor, "¿quieren los catalanes la independencia o los catalanes lo que quieren es manifestarse por la independencia?". "Las manifestaciones son tan grandes que son díficiles de interpretar, hay gente muy diversa", indica el autor.

Y es que, aunque parezca un término unívoco, Martínez se cuestiona también sobre el verdadero significado de la palabra 'independencia'. "No tengo ni idea", responde. Porque para unos significa una cosa y para otros, otra. En el pacto fiscal y el reconocimiento como nación de Cataluña, dos reclamaciones que en su opinión podrían haber sido asumidas por el Gobierno central, cree el periodista que se hubiera podido encontrar una solución al conflicto catalán. "Lo que se pide es asumible por la Constitución", dice Martínez. Por una Constitución, agrega, que sea interpretada de una manera abierta. "En una democracia se debe negociar. El punto de partida era totalmente negociable, y eso fue pinchado".

El libro también analiza la irrupción del 15M y su inserción en el contexto nacionalista catalán. "Fue una ruptura política y cultural absoluta que ha mostrado una gran brecha en la sociedad en cuestiones de edad. Lo que quieren los mayores de 50 años no tiene nada que ver con lo que quieren los que tienen menos de esa edad y ahora, se gobierna para los mayores, que votan siempre y tienen pensiones".