El Comercio

El retrato del Oviedo del final de la Restauración y la Revolución del 34

'Nosotros, los Rivero' cuenta con todo lujo de detalles y una perspectiva realista los recuerdos de la temperamental escritora Lena Rivero. Ella regresa en 1950 a su Oviedo natal para rememorar a su familia en los estertores de la Restauración borbónica y los comienzos de la Segunda República, hasta que estalla la Revolución de octubre de 1934. Es la historia de una familia de aventureros ovetenses, con tres hermanos más: el comprometido Germán, la piadosa María y la bastarda Heidi, fruto de una relación de su padre, el comerciante 'el Aguilucho', con una cubana. Completan el cuadro la señora Rivero y Magdalena, la tía solterona. La comparación con 'La Regenta' es inevitable, desde la primera frase: «Oviedo es una ciudad dormida». Y, como ella, también cuenta con rutas literarias que recorren algunos de los lugares en los que transcurre la novela, como la Estación del Norte, la casa de la protagonista en San Francisco frente a la Universidad o la estatua de José Tartiere.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate