Almudena Grandes llena de literatura el Filarmónica

Almudena Grandes. / A. PIÑA
Almudena Grandes. / A. PIÑA

D. LUMBRERAS OVIEDO.

La novelista madrileña Almudena Grandes tiene la guerra civil como uno de sus temas predilectos y, desde luego, con una perspectiva muy clara. «Este es el único país en el que hubo una guerra entre fascistas y demócratas y todavía hay gente que no tiene claro cuáles fueron los buenos y cuáles los malos», expuso ante un Teatro Filarmónica lleno hasta la bandera que rió con ella y la aclamó.

La autora dejó claro que escribe para «satisfacer impulsos políticos y morales, mostrar al lector español algo que desconoce», la realidad de los que se opusieron a la dictadura y arriesgaron su vida «para que tú tuvieras derechos y libertades». Grandes se preguntó cómo es posible que en Francia, «donde la lucha contra el fascismo duró cinco minutos», haya placas a los caídos y en España no. «A los resistentes antifranquistas nadie les ha dado las gracias», apostilló, cosechando un gran aplauso.

A la novelista la acompañaba la editora Marta Magadán, quien le preguntó si no tenía miedo a que la encasillaran como «escritora de 'novelas maniqueas' de la guerra». Grandes reivindicó la libertad del autor. «Un creador no tiene por qué ser neutral. Desde luego, no lo soy», declaró. Y completó: «La objetividad es una quimera. Es lo que usa la derecha para meterse con los escritores que no son neutrales».

La conversación, que terminó en un coloquio entre los asistentes, también versó sobre cine y literatura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos