Amelia Valcárcel: «La indignación se construye»

Amelia Valcárcel, con su libro en Oviedo. /  ÁLEX PIÑA
Amelia Valcárcel, con su libro en Oviedo. / ÁLEX PIÑA

La filósofa defiende en la presentación de 'Ensayos sobre el bien y el mal' que «la sociedad miente menos y tolera menos la mentira»

DIEGO MEDRANO OVIEDO.

Amelia Valcárcel, catedrática de Filosofía Moral y Política de la UNED, miembro del Consejo de Estado y del Patronato del Museo del Prado, presentó ayer, en diálogo con la filóloga Alba González su último libro (son quince los publicados hasta la fecha) en Oviedo (Foro Abierto de la Librería Cervantes y librería de la Biblioteca de La Granja): 'Ensayos sobre el bien y el mal' (Saltadera). Las palabras liminares de Alba González dan debida cuenta de la temperatura del texto: «Libro valiente, ahora que todo es por algo, donde el bien y el mal se presentan de forma directa, sin postureo, en un origen y desarrollo conceptual admirables».

Texto de una filosofa de primer nivel internacional, siempre feroz, que debe mucho a sus seminarios de Antropología de la Conducta con el psiquiatra y académico fallecido Carlos Castilla del Pino y, donde a la luz y pasión de la libertad, se analizan todos los asedios contemporáneos. Verdad, posverdad, mentiras, la lucha por una cultura de la moral laica, su pasión por la literatura picaresca, «un género donde el pícaro son los otros y no el protagonista, que es una excusa para poder verlos en semejante friso», los males de la convivencia española «en las pocas oportunidades de un debate abierto sobre la moral y no heredado de la cultura de la honra y similares». La filósofa apuesta por una indignación solvente, por un concienzudo análisis del impuesto sobre tolerancia, por un discernimiento íntegro sobre verdades analíticas y empíricas: «Las primeras son siempre ciertas, las segundas se construyen». Absoluta prospectiva al cabo de la calle: «La sociedad miente menos y tolera menos la mentira. El consenso social, por otra parte, jamás se logra mintiendo».

Libro sobre el bien y el mal a la luz de las pasiones como principal objeto de estudio: la violencia, la envidia, la tentación, la mentira, la obscenidad, el cinismo y el paisaje moral en el que habitamos. Textos firmemente anclados en la psicología, la sociología del conocimiento, la historia de las emociones y la filosofía. Un eslabón más en la tradición europea del ensayo: pensar con libertad, pero sin renunciar a la erudición, y hacerlo con sentido histórico, a fin de entender el presente. Su parte más escabrosa: «La violencia contra las mujeres, como estudio, es muy compleja. Está en todos los primates. Es azar de fortuna y también una verdad muy joven. La indignación se construye y las pasiones no son irracionales, pero no avisan». Esclarecimiento de cada categoría moral, a la luz de Nietzche: «En sintonía con los tiempos, los pueblos, los individuos grandes y chicos». Apabullante, fresco e imprescindible.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos