Antonio González Moreno se alza con el Premio Café Gijón

Antonio González Moreno, ayer, a las puertas del Café Gijón tras conocer el fallo del jurado.
Antonio González Moreno, ayer, a las puertas del Café Gijón tras conocer el fallo del jurado. / FOTOS: NEWSPHOTOPRESS

'La mujer de la escalera' es «una novela sobre una generación perdida que llegó tarde a casi todo», según su autor

DIEGO MEDRANO

El Premio de Novela Café Gijón 2017, la edición número 67 del cotizado galardón que creara Fernando Fernán Gómez y un grupo de afines (Cela, García Nieto, Aleixandre, Haro Tecglen), con un jurado de lujo (Mercedes Monmany, Antonio Colinas, Marcos Giralt Torrente, Rosa Regás y Patricia Menéndez, presidido por José María Guelbenzu) tiene desde ayer un nuevo ganador: Pedro Antonio González Moreno (Campo de Calatrava, Castilla-La Mancha, 1960) por 'La mujer de la escalera' (Editorial Siruela). Novela que aúna thriller, intriga y el teatro universitario como telón de fondo: «Hay una intriga, sí, parece que la trama va a avanzar hacia un desarrollo de novela negra, con dos muertos en escena, pero deriva más tarde hacia la búsqueda de unos libros de teatro, de literatura dramática todavía más rara y apasionante, que existió en España durante el tiempo que va desde el 'Auto de los Reyes Magos' a 'La Celestina'».

La universidad como eje

Hay, según su autor, «igualmente, una búsqueda sobre el destino de una pareja y sobre el lugar que ocupamos en el mundo. Es la novela sobre una generación perdida que llegó tarde a casi todo, la Movida madrileña, una universidad más militante... Si hubiese esperado un poco, se hubiese encontrado con un mundo ya hecho. Está en el texto el adormecimiento de quien viene de provincias, y no persigue en la escena o las tablas una técnica o una tradición, sino ocupar por medio de ella algo mucho más prosaico, su lugar en el mundo».

Escritor de prosa culta, elaborada, con una auténtica pasión por la palabra pulida, puede señalar perfectamente de dónde viene: «De Luis Landero, y su visión detallada y profunda, del Millás que llega hasta el Premio Planeta, de Luis Mateo Díez y la acotación de un territorio como Celama, de Muñoz Molina».

La universidad española es espita y fuego del hilo argumental: «La nuestra, durante los años que nos tocó, fue un tanto indolente, se luchaba mucho menos. Cogimos el último vagón de un tren que a muchos no les llevó a ninguna parte. El mensaje, no obstante, podría ser que los sueños siempre acaban cumpliéndose. La mujer de la escalera, como imagen, es una de las pesadillas de la protagonista: una mujer a la que solo se le ve el pelo moviéndose, rodeada de niebla, y que es emblema de justo eso, los sueños que en el futuro van a hacerse realidad, aunque dejemos algún muerto por el camino, sobre la ambición imprescindible para llegar a alguna de las metas que nos marcamos desde pequeños».

Preguntado por si es una novela política, González Moreno lo tiene claro: «No, no lo es. Se roza la sátira literaria, con mi amado Valle-Inclán a la cabeza, en unos personajes que representan al poder establecido, quienes se asentaron en los sillones de sus despachos y se olvidaron de todo lo demás. Hay una revisión, tenue, de la Guerra Civil, buscando también posiciones conciliadoras, intentando encontrar otra explicación que no fuese la de mis padres o abuelos. El teatro durante los cinco años de carrera es el pretexto para hacer avanzar la historia, la acción dramática les lleva a un mundo que no tiene nada que ver con el comercial, aprenden el camino de Lope o Calderón hacia las vanguardias para acabar en Valle o 'La Celestina'».

Texto fronterizo, también según su autor: «Los personajes nacieron en el franquismo, tienen ahora cincuenta años, pero sienten llegar tarde al presente, otros lo hicieron antes que ellos y les cuesta encontrar el esplendor del mismo». Moreno, de profesión docente de Secundaria, aprecia su trabajo, las muchas horas que le deja libres para el ejercicio de la escritura, y se siente afortunado por el galardón al que llegaron más de un millar de manuscritos entre nacionales e internacionales. El jurado ha querido resaltar «El cruce de intrigas que el autor desarrolla hábilmente con un excelente despliegue de recursos narrativos».

Fotos

Vídeos