«Cambio de género como algunos de pareja»

Pedro A. González Moreno, en el Café Gijón. / IÑAKI MARTÍNEZ
Pedro A. González Moreno, en el Café Gijón. / IÑAKI MARTÍNEZ

Madrid acogió la presentación de 'La mujer de la escalera', la novela ganadora del Premio Café Gijón Pedro A. González Moreno Escritor

M. F. ANTUÑA GIJÓN.

Pedro A. González Moreno (Calzada de Calatrava, Ciudad Real, 1960) está pletórico. Su novela, 'La mujer de la escalera', ganadora del Premio de Novela Café Gijón, se presentó hace unas semanas en el mítico establecimiento del paseo de Recoletos, un lugar muy especial para este manchego, escritor en el sentido más amplio.

-¿Qué tiene el Café Gijón?

-Es emotivo, tiene algo de templo sagrado, llegué siendo muy jovencito, conocí a algunos poetas con los que tuve la suerte de tener relación, como Eladio Cabañero, García Nieto, incluso García Pavón. Es un sitio muy especial y sigo manteniendo un contacto muy directo. Al margen del prestigio del premio, son muchas más las circunstancias que concurren en el Gijón.

«Los premios tienen una función muy precisa: conseguir publicar» «Tengo una relación más o menos idílica con el teatro, pero nunca me planteé escribirlo» «Mi primer contacto con la realidad literaria fue en el Café Gijón»

-¿Recuerda cuándo entró por primera vez en el café?

-Tenía yo 19 años, y había ganado un premio, creo que era en un pueblo de Toledo; me llamó José García Nieto para hacerme una serie de observaciones sobre ese poema, ya sabe, correcciones, elogios, y me citó precisamente en el Café Gijón. Fue mi primer contacto con la realidad literaria. Recuerdo una mesa bastante grande en la que había muchos poetas, pero entonces no les puse cara, conocí a algunos más tarde.

-Es un autor multipremiado. ¿Qué función tienen los premios en la carrera de un escritor?

-Tienen una función muy precisa y muy concreta, que es la de conseguir la publicación. Se puede hablar del valor crematístico, pero en mi caso ha sido una vía de publicación. En poesía he conseguido publicar en editoriales como Visor e Hiperión; me pasó lo mismo con mi primera novela, qué le voy a decir de este premio, que me permite publicar en Siruela.

-¿Hay que estar en la batalla de los premios y en todos los géneros?

-La literatura es así. Yo cambio de género como otros cambian de pareja, me resulta muy oxigenador. Soy muy unamuniano, que descansaba de un libro leyendo otro; yo me oxigeno literariamente escribiendo poesía cuando he terminado de escribir prosa. No distingo los géneros. Escribo. Es lo que me gusta.

-Pero le falta el teatro, que está precisamente muy presente en su novela.

-No estoy llamado para las musas del teatro. Sí he vivido el teatro muy de cerca, pero no en grupos universitarios, como en la novela, que gira en torno a ese mundo, sino dirigiendo, con alumnos.

-¿Pero si lleva el teatro a su novela es porque hay amor?

-Lo hay. Tengo una relación más o menos idílica con el teatro, pero nunca me lo he planteado como posibilidad para escribir.

-¿De dónde surge la inspiración para esta novela?

-El germen es un dato histórico, el planteamiento de una hipótesis: existió una literatura dramática medieval aunque no conocemos ejemplos que lo atestigüen. Entre el 'Auto de los Reyes Magos' de mediados del siglo XII y 'La Celestina' hay casi tres siglos en los que no existen manifestaciones teatrales. Es algo inexplicable. La hipótesis es que pudo existir ese teatro pero por razones desconocidas desapareció. De ese hilo fui tirando. Luego en el argumento se ensamblan otra serie de tramas, la policíaca, la amorosa, la teatral, la metaliteraria.

-¿Los personajes y las tramas tienen vida propia o manda usted?

-Sí es cierto que a la hora de redactar, ciertos personajes me pedían mayor protagonismo. No es que quisieran independizarse de mí, pero sí teníamos una especie de diálogo. El autor es el que gobierna, pero a veces la historia te lleva a un callejón sin salida, te quedas atrancado y algún personaje te da inexplicablemente la solución.

-He ahí la magia de la literatura.

-Sí. El lector también se da cuenta, los personajes son algo vivo, cuando la novela se está haciendo, están relacionándose, haciéndote cambiar piezas, se mueven en direcciones distintas. Es magia verdadera.

-¿Le veremos pronto por Gijón?

-Tengo muchas ganas, pero no hay fecha todavía para la presentación.

-¿Está oxigenándose ya con otro género?

-No tengo ningún proyecto en este momento. Estoy con la resaca de 'La mujer de la escalera'. Hasta ahora con la corrección de pruebas; a partir ahora con la promoción, así que estoy un poco bloqueado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos