«Campoamor tenía el estilo directo de los poetas de Twitter»

José Luis García Martín, antes de hablar en el Ridea. /  HUGO ÁLVAREZ
José Luis García Martín, antes de hablar en el Ridea. / HUGO ÁLVAREZ

El profesor y escritor José Luis García Martín ofreció en el Ridea una conferencia con motivo del bicentenario del gran autor asturiano

ALBERTO PIQUERO OVIEDO.

Dos siglos se cumplen del nacimiento del poeta Ramón de Campoamor. Y ayer cerraba el Ridea el ciclo dedicado al político y poeta naviego, mediante la conferencia impartida por José Luis García Martín, colaborador de este diario, que tituló 'Ramón de Campoamor y los poetas de Twitter', lo que podría parecer un epígrafe provocativo y, en realidad, fue una lección tan erudita como amena sobre el autor de las 'Doloras'. Comenzó afirmando que «en los últimos diez años, la poesía ha pasado de ser la cenicienta a considerarse un género mayoritario en las grandes editoriales». A modo de ejemplo, el de un poeta de Twitter, «Marwan, que ha vendido 50.000 ejemplares de su libro 'Todos los futuros son contigo', cifra probablemente superior a todos los libros de Ángel González». En ese sentido, comparó los manuscritos que circulaban en tiempos de Góngora con la difusión que hoy propaga Twitter.

Recorrió las tres grandes etapas de la creación poética de Campoamor, divididas en las 'Doloras', que «tras su apariencia anecdótica tenían detrás una concepción de la filosofía y la literatura»; los 'Pequeños poemas', de cuyo periodo destacó 'El tren expreso', y las 'Humoradas', que procediendo a su juicio de «los epigramas, los aforismos y los refranes», se proyectan al futuro y «anticipan las greguerías de Ramón Gómez de la Serna y los textos de Twitter».

Habló también del declive que experimentó la lírica campoamoriana, a partir de la irrupción de la poesía pura que puede representar Juan Ramón Jiménez. Y de cómo se fue recuperando por vías insospechadas, a través de «la poesía social de los años 50» e incluso por el eco suscitado en «la poesía de la experiencia». También recordó que entre sus contemporáneos, unos de sus máximos y escasos defensores fue Clarín, frente a los críticos adversos.

Volviendo al principio, opinó que «los poetas de Twitter tienen el estilo directo y el lenguaje de todos los días que empleaba Campoamor». Finalizó leyendo tres poemas: 'El cielo de Leopardi', ''Las dos grandezas' y 'Una cita en el cielo'.

Fotos

Vídeos