Diez voces de mujer dan forma a la antología de aforismos 'Bajo el signo de Atenea'

Marta Avello, al violín. Tras ella, Antonio Merayo y Manuel Neila, en el Ateneo Jovellanos. /  ARNALDO GARCÍA
Marta Avello, al violín. Tras ella, Antonio Merayo y Manuel Neila, en el Ateneo Jovellanos. / ARNALDO GARCÍA

ALBERTO PIQUERO GIJÓN.

Diez son la escritoras que ha antologado el poeta, crítico y ensayista Manuel Neila en el volumen que lleva por título 'Bajo el signo de Atenea'. Ayer se presentó esta selección de aforismos en el Ateneo Jovellanos, mañana estará en la librería San Pablo, de Oviedo, y al día siguiente será la Casa de Cultura de Sotrondio quien lo acoja.

En esta tarde del lunes, la introducción corrió a cargo de Antonio Merayo y las palabras de los conferenciantes estuvieron mediadas por las interpretaciones al violín de Marta Avello, con fragmentos de Bach.

Explicó Manuel Neila que la dedicación al género aforístico le viene de antiguo, «de las lecturas de Cioran, Canetti o, sobre todo, Nietzsche».

El acto dispuso además la originalidad de que algunos de los aforismos fueran leídos por asistentes femeninas del público. Neila resumió con una frase a cada una de las autoras. Por ejemplo, Carmen Canet, «el cuidado de sí del estoicismo clásico». Isabel Bono, «el hedonismo de la inteligencia». Ana Pérez Cañamares, «la paradoja del conocimiento». Gemma Pellicer, «la búsqueda incesante». Carmen Camacho, «el vértigo de la inquietud». Erika Martínez, «la ironía punzante». Victoria León, «la mirada interior». Eliana Dukelsky, «la inocencia del devenir». De la asturiana Azahara Alonso, perteneciente a la generación más joven, estimó «las ansias de vivir». Y, finalmente, de Raquel Vázquez, «la tentación de los límites».

Entre los aforismos de Azahara Alonso, un ejemplo: «Las palabras son los ladrillos de la civilización».

Fotos

Vídeos