Fernando Alonso Vega: «Los poetas no son como las estrellas de Hollywood»

ALBERTO PIQUERO GIJÓN.

Gijonés nacido en Campo de Caso (1945), Fernando Alonso Vega llegó pronto a la escritura poética. «A los ocho años ya me asomé por ahí», explica. Pero no ha sido hasta su periodo de madurez que ha decidido darle cuerpo de publicación a esas creaciones. En 2006, la editorial madrileña Vitruvio le puso en los escaparates 'Despliegue de enveses'. Y ahora repite con 'Luciérnagas en el mar', que ayer se presentó en el Centro Cultural Antiguo Instituto, donde acompañaron al autor sus colegas Javier García Cellino y Nacho González.

La demora en pasar de escritor anónimo a la edición impresa la atribuye a «un pudor, que todavía mantengo». Se siente ajeno «a los poetas que se mercantilizan. Los poetas no son como las estrellas de Hollywood». Sin embargo, comprende que «el escritor está cojo sin el lector que lo completa». Y manifiesta su gratitud: «Si alguien lee tus versos y encuentra cierta complicidad en los mismos, es una gratificación magnífica».

Ha sido profesor mercantil, licenciado en Filología Hispánica y Doctor en Filosofía. Y en lo que concierne al doctorado filosófico, cuya tesis versó en torno a Demóstenes, admite que en su poesía última «hay cada vez más filosofía. El paso del tiempo, la soledad necesaria, el ser humano a la intemperie, rozados por la metafísica».

Desde luego, aspirando a la claridad. «Mi poesía es breve y desnuda, sencilla, en ocasiones como un relámpago, con muy pocas metáforas, aunque use recursos literarios. Tampoco creo en los poetas que parecen escribir sólo para sí mismos y cuatro más. No nos extrañemos después de que sea tan exiguo el número de lectores de poesía, apenas un tres por ciento. No obstante, entiendo que no es fácil hablar de cosas extraordinarias mediante un lenguaje común».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos