«Sus humoradas son un antecedente de los poetas de Twitter»

García Martín, ayer en Oviedo. / ALEX PIÑA
José Luis García Martín - Escritor y crítico literario

El profesor y colaborador de EL COMERCIO es el responsable de la edición de la 'Poética' y de una antología de versos del gran autor asturiano

P. A. MARÍN ESTRADA OVIEDO.

El escritor y crítico José Luis García Martín (Aldeanueva del Camino, 1950) es uno de los literatos más activos de nuestro país. Hace unas semanas publicaba 'Ciudades de autor', en el que recoge parte de sus crónicas en EL COMERCIO, y ahora trae a las librerías dos títulos de Ramón de Campoamor en su segundo bicentenario.

-Participa en un homenaje a Campoamor y acaba de editar dos libros suyos. Hábleme de ello.

-Se cumple su bicentenario y le propuse a Renacimiento la reedición de su 'Poética' y una antología de sus versos. La razón es verlo como figura de la historia literaria y comprobar si sigue siendo un poeta vigente.

«Escribir para el periódico es un trabajo hecho en colaboración con la realidad»

-Pocos autores han sido tan denostados...

-En su tiempo se discutió bastante su poesía, fue muy criticado, aunque también se le admiró. Hoy sigue siendo ejemplo de poeta adocenado, conservador: cuando los poetas con los que no simpatizas te quieren insultar dicen que eres un campoamoriano, pasó de ser un autor admirado a ser una especie de insulto.

-¿Su antología viene a hacerle justicia?

-Al hacerla busqué un título atractivo: 'Amor, humor y filosofía', traté de quitar textos negativos para la imagen que se tiene de él y mostrar otros que fueran buenos, como 'El tren expreso', que si uno lo lee con buena intención y se deja llevar por la música sigue emocionándonos hoy.

-¿Qué más pervive de sus versos?

-Las humoradas son como un antecedente de estos poetas del twitter. Sus poemas breves con sus frases ingeniosas, siguen teniendo gracia y nos lo muestran casi como un poeta de red social. Muchos de esos versos quedaron en la memoria.

-La 'Poética' que reedita, sí fue valorada por autores actuales.

-Es la primera poética contemporánea en España. El primero en reivindicarla fue Cernuda, Vicente Gaos la estudió seriamente, Gil de Biedma apoyaba sus ideas y luego García Montero. Hay en ella algo muy vigente y es que el lenguaje de la poesía y el de la prosa no son distintos. Es la idea de Elliot y Auden: un poema se sigue con las palabras de la prosa y no es cuestión de un rapto de locura ni de palabras rebuscadas en el diccionario.

-Casi al mismo tiempo, trae de la mano a otro autor tampoco muy recordado: Galdós y su 'De vuelta de Italia' (Impronta)...

-Es un librito que no se había vuelto a reeditar y recoge sus crónicas viajeras de Italia, Inglaterra y Portugal. Tienen el encanto de los trayectos en el tiempo, nos llevan a otra época. Galdós viajó mucho, aunque no lo aprovechaba para sus novelas.

-Lo contrario a usted. La prueba, su último libro, 'Ciudades de autor'.

-A diferencia de Galdós, viajo siempre por trabajo, para escribir luego de ello y nunca voy a un lugar por primera vez. Me gustan las ciudades como bibliotecas ilustradas y de las que se ha escrito, las otras son ciudades dormitorio. La realidad es más verdadera que la literatura, pero ésta lo es más que el pasado: cuando el tiempo pasa queda la reconstrucción literaria, el resto se desvanece.

-Recoge en él crónicas escritas para EL COMERCIO...

-Escribir semanalmente para el periódico me da la vida y se ajusta a mi medida. No escribo para mí ni para guardarlo en un cajón sino para que se airée y la gente lo lea. No estoy hecho para pasarme tres años rumiando una novela, me aburriría. Tiene además la gracia de la inmediatez, cada semana la realidad te lleva por un lado o por otro. Es un trabajo hecho en colaboración con ella.

Temas

Oviedo

Fotos

Vídeos