José Javier Esparza: «Sin Covadonga, seríamos Turquía»

José Javier Esparza: «Sin Covadonga, seríamos Turquía»
El escritor José Javier Esparza, en Gijón. / JOSÉ SIMAL

El periodista y divulgador ofrecerá mañana una conferencia en el Ateneo Jovellanos bajo el título 'Por qué hubo un Reino de Asturias'

Azahara Villacorta
AZAHARA VILLACORTAGijón

José Javier Esparza (Valencia, 1963) lleva años entregado a la tarea de «reconstruir la identidad española a partir de su historia» y lo ha hecho a través de su exitosa trilogía 'La Reconquista' y de sus novelas sobre aquel proceso histórico. Mañana, el periodista, escritor y divulgador ofrecerá la conferencia 'Por qué hubo un Reino de Asturias. Trascendencia histórica del reino asturiano', a las 19.30 horas, en el Ateneo Jovellanos.

-¿Tenemos una visión equivocada de la Reconquista?

-Hay una idea que tiende a considerarla como una operación de carácter político determinada por el poder, pero su origen no fue tanto ese, sino el deseo de campesinos independientes de recuperar tierras que consideraban que eran suyas. Es así como empieza a fraguarse la idea de que el Reino de Asturias es una continuación de la monarquía visigoda hundida en Toledo y que, por tanto, tiene derecho a recuperar el conjunto de España para que vuelva a ser cristiana.

-Hay quien sostiene que la batalla de Covadonga fue una escaramuza con buenos propagandistas.

-Sí que es verdad que se ha magnificado por unos y se ha menospreciado por las fuentes musulmanas. Basta estar en Covadonga para darte cuenta de que aquello no pudo ser las Navas de Tolosa. Es muy difícil meter ahí grandes ejércitos, pero lo que sí es un hecho es que hubo una insurrección en Asturias frente a un poder extranjero y que esa insurrección tuvo un momento culminante allí. Por cierto que los catalanes, en esa época, no existían como tales.

-Ha comparado aquella gesta con la de los colonos americanos.

-Todo el proceso de ocupación de territorios al sur de la Cordillera Cantábrica es muchísimo más sobresaliente que la epopeya de los colonos americanos. Al fin y al cabo, nuestros campesinos tuvieron que enfrentarse al mayor poder de su tiempo, que era el emirato musulmán de Córdoba. Fue una auténtica proeza. Y, además, es muy interesante porque en esa operación de apropiación de tierra surge una mentalidad de hombre libre que va a ser determinante para el conjunto de la historia de España.

-Y sostiene también que hay que acabar con la leyenda rosa y con la negra. ¿A qué se refiere?

-A que la idea de la Reconquista como un proceso consciente de restauración de la cruz frente a un enemigo malo malísimo, evidentemente, es una leyenda rosa que no es verdad. Pero es que la leyenda negra de que el norte cristiano era oscurantista frente al sur musulmán que representaba la luz y la cultura, tan ventilada en los últimos años, también es falsa: Al-Ándalus nunca fue un lugar de paz y convivencia armónica. La mayor parte del tiempo, estaba en guerra civil y, cuando no, en guerras de liquidación contra los cristianos.

-Menuda fascinación la suya...

-Es que aquellas gentes, nuestros antepasados, hicieron algo realmente impresionante y los españoles lo conocemos poco. Es una auténtica vergüenza. Es como si no hubiera existido, cuando se trata, objetivamente, de una de las mayores proezas colectivas de la historia universal, y no exagero lo más mínimo. La España de la alta Edad Media es el único lugar ocupado por el Islam que vuelve a ser cristiano. Todo lo demás sigue siendo musulmán para siempre. Que eso no sea la base del sistema de enseñanza sobre la historia de España es tremendo. Si no hubiese habido Covadonga, hoy seríamos Turquía.

-¿A qué achaca tanta desafección?

-A una identificación absolutamente suicida de lo español con el franquismo. Sencillamente, es una estupidez y solo un ignorante puede identificar así la Reconquista. Pero la clase política española es muy ignorante desde hace muchos años.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos