«El misterio, en el fondo, lo es todo»

Javier Sierra, en un congreso en Ávila. / EFE
Javier Sierra, en un congreso en Ávila. / EFE

«La palabra independencia se está cargando de mito y de intención, como ocurrió con el Santo Grial en la Edad media» Javier Sierra Periodista y escritor

JOSÉ L. GONZÁLEZ GIJÓN.

Hace 35 años Javier Sierra ya estaba la frente de un programa de radio en el que cultivaba su faceta de narrador. Con solo esos dos datos podría parecer que se trata de un hombre cuya carrera está próxima a su fin. Nada más lejos de la realidad. Con 47 años, este turolense que en 2017 se alzó con el Premio Planeta y que vende miles de libros en todo el mundo no hace más que dar vuelta a proyectos literarios, investigar, estudiar y viajar, claves en su éxito como escritor. Esta tarde ofrece una conferencia en el Centro Niemeyer de Avilés (20 horas).

-En su última novela, 'El fuego invisible', investiga el origen de las ideas. ¿Lo ha encontrado?

-Parménides, en el siglo VI antes de Cristo, la buscaba en el interior de una cueva aislándose del ruido, buscando la soledad más absoluta. Yo apuesto un poco por eso, por salir a buscarlas y aislarse del ruido, que es el mayor enemigo del pensamiento.

-¿Cómo logra aislarse del ruido en la época más ruidosa de la historia?

-Es la parte más difícil de mi trabajo. Es un ejercicio de enorme volunta. Tienes que desconectar tu teléfono móvil, aislarte de internet, no contestar al timbre si llaman, o irte a algún sitio donde no haya timbre, si es posible, y buscar ese momento.

-Es activo en las redes sociales. ¿Cómo lo compagina con la huida del ruido?

-Las considero interesantes, no sé si importantes pero sí interesantes. Nos preocupamos menos en construir nuestra historia que en estar atentos a las historias de los demás. Ese es un pecado mortal porque el tiempo que pasamos en este planeta es limitado y creo que la vida es un recurso para construir historias. Estamos desequilibrados, recibimos más de lo que creamos, pero confío en la inteligencia de los seres humanos.

-Toda su obra ha girado siempre en torno al misterio. ¿De dónde le viene esa inquietud?

-El misterio en el fondo lo es todo. No habríamos avanzado en ningún campo del conocimiento si las grandes mentes que nos han hecho evolucionar no hubieran percibido un misterio para desentrañar. El misterio es el alimento del pensamiento, pero es verdad que hay muchas categorías.

-El Santo Grial está en el centro de su novela, pero su concepto se aleja del tradicional.

-Quería huir del Grial como tópico. A mí no me interesaba en tanto que la copa de Jesús que estuvo en la última cena por una razón de tipo histórico. La propia palabra grial no aparece en los evangelios, se inventa y se le da significado en la Edad Media. Es, técnicamente, una invención que se gesta en torno al año 1100 en el área de los Pirineos españoles, en plena época de la reconquista, cuando se necesitaban mitos entre los reinos cristianos. El Grial es la mayor campaña de propaganda cristiana de la Edad Media para marcar fronteras con la fe islámica, cambió la historia de esa época igual que ahora nosotros estamos debatiendo con otras palabras a las que estamos cargando de significado, por ejemplo la palabra independencia, que ahora se está cargando de mito y de intención.

-¿Qué opina de esa situación que se vive en Cataluña?

-No me gusta pronunciarme sobre esta cuestión. Es un asunto que compete a los políticos y los politólogos, los expertos.

-¿Le han quitado ya la etiqueta de autor joven?

-Es una etiqueta que se cae, por desgracia, con el tiempo. Fui un autor precoz. Mi primera obra se publicó en 1995 cuando tenía 27 años. Saber que lo que publicaste hace veinte o treinta años sigue estando vigente es reconfortante. Lo único inmortal que es capaz de crear el ser humano es el arte.

-¿Cómo logró conquistar al público americano?

-En el fondo es muy sencillo. Una buena historia es internacional. Mis libros se publican en 43 países y eso demuestra que las buenas historias no tienen fronteras.

-¿Sigue molestando la etiqueta de autor de 'best sellers'?

-Era una etiqueta que molestaba y creo que eso está cambiando porque ahora se le pone un apellido, ya se habla de 'best seller' de calidad. Esa asociación de ideas, incluso los críticos contemporáneos empiezan a desplazarla.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos