«Los niños están idiotizados ante las pantallas»

Sonsoles Echavarren. /  E. C.
Sonsoles Echavarren. / E. C.

Recopila con humor en 'Las reinas del patio', que hoy presenta en el Ateneo Jovellanos, las vivencias de un grupo de madres Sonsoles Echavarren Periodista y escritora

MIGUEL ROJO GIJÓN.

Sonsoles Echavarren tiene 42 años y tres hijos de 11, 9 y 4. Habla rápido al otro lado del teléfono, no tiene tiempo que perder. Trabaja como redactora en el 'Diario de Navarra', donde su marido es fotógrafo, y tiene que compaginarlo con una «entretenida» vida familiar. Hace dos años empezó a escribir unas columnas de opinión sobre su experiencia diaria, que recopiló en el libro 'Las reinas del patio' (Editorial Eunate). Esta tarde (19.30 horas) lo presenta de la mano del Aula de Cultura de EL COMERCIO en el Ateneo Jovellanos de Gijón.

-¿Cómo surgió la idea del libro?

-En marzo de 2016 me propusieron escribir del tema en el periódico y este libro es una recopilación de algunas de esas columnas que se publican en la edición digital, agrupadas en varias temáticas. Desde el embarazo y los primeros años, a la adolescencia, la pareja, las familias diferentes...

-¿Quiénes son las reinas del patio?

-Varias madres que coincidíamos a la hora de recoger a nuestros hijos -y sí, la mayoría somos madres- que hacemos un grupo de whatsapp, que se llama así. Empezamos cuando mi hijo mayor y los suyos tenían tres. Todas somos profesionales que, en la mayoría de los casos, hemos tenido que reducir la jornada laboral para cuidar a nuestros hijos. Cuando terminé el libro decidí elegir el de ese grupo como título, aunque es un libro también para hombres, para abuelos, para familias... Está escrito en clave de humor y no busca dar lecciones, tan solo que la gente se vea reflejada.

-Tres hijos y un trabajo absorbente. ¿Cómo se compagina todo eso?

-Las mujeres nos echamos mucho peso a las espaldas, nos exigimos ser a la vez grandes profesionales, mantener el rendimiento, seguir saliendo con las amigas de siempre, una buena relación de pareja y, además, ser grandes madres. Aún así, a veces tenemos sentimiento de culpa porque no lo logramos. La clave está en saber organizarse. Vamos a piñón, no paramos, no podemos perder el tiempo ni para tomar medio café.

-¿De qué hablan las reinas del patio?

-Hay de todo. De la odisea que supone quitar un pañal y los problemas que te puedes encontar con tus hijos. Pero también de muchas otras cosas. No quiero que nadie se sienta culpable por hacer las cosas mal, sino que vean que a todo el mundo nos pasa lo mismo. Hablo por ejemplo del tema de los móviles, las tablets, la televisión... nuestros hijos están idiotizados ante las pantalllas. Cada vez juegan menos. Cuento un fin de semana en una casa rural, con unos amigos y todos los niños, que teníamos unas ganas horribles de que llegase el lunes para ir a trabajar. Hay temas serios. Hablo de una madre soltera, otra que tiene cáncer de mama, una madrastra... Niños distintos, con discapacidad... Quiero reflejar la realidad y que los lectores se paren a pensar.

-¿Alguna anécdota reseñable?

-La historia de una profesora de francés que me contó que su alumno había ido a clase en tractor por la nevada. Al final fue un reportaje en la última página del periódico.

-Tras el 8-M, ¿cree que habrá avances en conciliación?

-Creo que lo más importante es la corresponsabilidad en la pareja. No todo tiene que recaer en la mujer. Creo que hombres y mujeres somos diferentes, pero tenemos que tener iguales derechos. Está claro que las reducciones de jornada son una de las claves, es difícil ascender si tienes reducción de jornada. Nadie nos ha puesto una pistola en la cabeza para que tengamos hijos -'cierra la puerta, que estoy hablando por teléfono, cariño', se la oye decir, para luego seguir explicándose con normalidad-, pero sí es cierto que en otros países tienen más ayudas a la familia.

-¿En qué la ayudan a usted el resto de reinas del patio?

-El año pasado me dieron un premio por una información sobre el incremento de intoxicaciones etílicas en menores de 15 años. Yo me enteré hablando en el patio del colegio con una de estas reinas, que es pediatra de urgencias en un hospital, como yo digo, en sus horas libres. -'Me están haciendo una entrevista', se la oye explicar en este caso «al abuelo», que traía a otro de sus hijos de una actividad extraescoclar-. Ella -continúa- había hecho un estudio sobre intoxicaciones en urgenc ias y al día siguiente ya quedamos para hacer el reportaje.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos